Skip to content

Reformas profundas y difíciles, un cambio necesario

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Los últimos acontecimientos electorales y las predicciones demoscópicas, nos hacen augurar que en muy poco tiempo veremos un cambio de timón en el gobierno de España. Dicho cambio no puede ser puramente estético o un simple lavado de caras. Se requieren profundas reformas, que hemos pospuesto durante demasiado tiempo por la dificultad de llevarlas a cabo, pero nuestro país ya no puede esperar más. Es de urgente necesidad poner freno y resolver algunos de los muchos problemas que sufre nuestra nación:

La deuda pública, esa terrorífica y prácticamente impagable cifra, que nos amenaza, y que acabará por aplastarnos vía intereses si no hacemos algo rápido. Algunos argumentarán que ha bajado del 120% del PIB al que llegó a marcar, hasta el 113% actual. Pero no caigan en el engaño, esto no ha ocurrido porque hayamos dejado de endeudarnos, de hecho hemos seguido haciéndolo. El motivo es que ante una alta inflación como la que vivimos, las deudas y también nuestros ahorros, pasan a valer menos. La solución es simple pero nada sencilla. Acabar con el déficit público, es decir, no gastar más de lo que se ingresa.

Reducción de la deuda

Clave para reducir nuestra deuda en el largo plazo, también será un crecimiento económico fuerte y sostenido en el tiempo. Tampoco caigamos en la trampa de mirar las previsiones actuales y concluir como han hecho algunos que “somos los que más crecemos de Europa”. No es así, rebotar no es crecer. Somos el único país de la Unión Europea que no ha recuperado el PIB que tenía en 2019, por tanto, mientras otros países en mayor o menor medida crecen, nosotros aún estamos recuperando lo perdido, no creciendo.

Todo ello debería traer aparejado un fuerte impulso al empleo. Por mucho que nos hayan intentado vender como la panacea, los últimos años del mercado de trabajo en España, la realidad es que somos el país de la zona euro con mayor porcentaje de parados. Y en cuanto a creación de empleo, sin entrar en los maquillajes de cifras, tipo fijos-discontinuos, para poder vender los datos del ministerio de trabajo. Si nos adentramos en ellos, vemos como el 55% de todo el supuesto empleo creado es público. Es decir, prácticamente no estamos creando empleo, sino que lo estamos maquillando vía dinero del contribuyente.

Las pensiones

Una de las reformas clave que no se puede postergar más, será la de nuestro inviable sistema público de pensiones. La Seguridad Social, pese a batir todos los records con unos ingresos que superaron por primera vez, el año pasado, los 200.000M de euros, terminó 2022 con un déficit, y ya van 12 años seguidos, superior a los 8.000M de euros. Cerrando el año, con una deuda total superior a 105.000M de euros. Inviable a todas luces. Solo una profunda reforma, introduciendo algún sistema, al menos mixto de cuentas nocionales, podría empezar a revertir esta situación.

Existen otros temas no tan económicos, como la unión e integridad territorial de España, la independencia del poder judicial o la seguridad en las calles que también exigen medidas rápidas y eficaces.

En definitiva, el nuevo gobierno que salga en las urnas el próximo 23J no lo tendrá nada fácil, en vista del país que va a heredar. No valdrá cualquier gobierno ni cualquier reforma. Experiencia, sacrificio y valentía serán ingredientes esenciales.

Por mi parte solo puedo dedicar palabras de ánimo. La fortuna sonríe a los audaces.

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

El Fouché hispano

Fernando Grande-Marlaska se ha convertido en el ministro del interior que más tiempo ha estado en el cargo, un total de 2.085 días hasta hoy. Ha adelantado a José Barrionuevo, ministro de la época de los Gal, que acabó condenado a pena de prisión, con un récord de 2.048 días.