Skip to content

Una perspectiva libertaria sobre el movimiento de derechos de los homosexuales

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Walter Block. Este artículo ha sido publicado originalmente por FEE.

Uno de los puntos álgidos de la historia de la comunidad gay, desde el punto de vista libertario, fue su lucha contra la policía en Nueva York en 1969. Fueron los disturbios de Stonewall, y los homosexuales y sus partidarios tenían toda la razón.

Hasta ese momento, la policía hacía redadas en bares, pubs, casas de baños, etc., frecuentados por homosexuales. Lo hacían impunemente, sin apenas oposición por parte de los homosexuales ni de nadie. Pero en esta ocasión, se encontraron con una feroz resistencia y la relación entre estos dos grupos de jóvenes nunca volvió a ser la misma. (Sí, aparte de las preferencias sexuales, no había tanta diferencia entre los dos; ambos eran hombres jóvenes, por ejemplo).

Un amor ilegal

¿Por qué la policía hacía continuas redadas en los establecimientos frecuentados por este grupo de personas? Porque era ilegal que adultos del mismo sexo mantuvieran relaciones sexuales consentidas entre sí. Estos lugares eran utilizados por los miembros de esta comunidad para reunirse entre sí para, entre otros fines, mantener dichas relaciones ilegales. Esto suena terriblemente anticuado para el oído moderno, pero en algunos países musulmanes y africanos ese comportamiento sigue siendo ilegal, y a menudo se castiga severamente.

La perspectiva libertaria es clara como el agua en esta cuestión. Ningún comportamiento adulto consentido, sea cual sea, debería estar prohibido por la ley. Los gays de Stonewall estaban en todo su derecho y la policía, a pesar de la ley, estaba totalmente equivocada. (Los juicios de Nuremberg establecieron la justificación de la ley ex post facto; sólo porque una promulgación estuviera en los libros no la hace necesariamente justificada).

Uno podría pensar, entonces, que los homosexuales, al menos un gran porcentaje de ellos, serían libertarios. Lo eran entonces, en 1969, o al menos actuaban de forma compatible con esta filosofía. Por desgracia, si alguna vez fue así, hoy en día dista mucho de serlo. De defender su derecho a asociarse libremente para fines mutuamente aceptables, en la era moderna han pasado a violar los derechos de otras personas.

¿Derecho para mí, pero no para ti?

Por ejemplo, muchos homosexuales insisten ahora en que los demás tienen la obligación legal no sólo de abstenerse de violar sus derechos, impidiendo sus asociaciones, sino de cooperar activamente con ellos en la promoción de sus estilos de vida. Así, ahora están dispuestos a coaccionar a panaderos, floristas y fotógrafos para que cooperen con ellos en la promoción de sus matrimonios entre sí. Los homosexuales han presentado demandas ante los tribunales con el propósito de obligar a otros (en su mayoría cristianos devotos) a violar sus propios principios.

¿Actúan estos homosexuales de forma compatible con el libertarismo al hacerlo? Por supuesto que no. En efecto, están pidiendo al gobierno que utilice la violencia del tipo que se empleó contra ellos en Stonewall, y durante muchas décadas antes, contra sus víctimas actuales. Entonces tenían razón al oponerse al trato que se les daba, pero ahora se equivocan al instigar violaciones de derechos similares contra quienes ahora se niegan a cooperar con ellos.

Los homosexuales tienen todo el derecho a participar en su comportamiento adulto consentido, pero ningún derecho a obligar a otros, que se oponen a estas prácticas suyas, a cooperar con ellos. La libre asociación es una calle de doble sentido. Sí, a los homosexuales se les debe permitir disfrutar de los beneficios de la libre asociación, pero se les debe impedir que nieguen esos mismos derechos a los cristianos.

Movimiento gay antiliberal

¿Son sensatos los homosexuales al adoptar un comportamiento tan antilibertario? Es difícil ver cómo podrían serlo. Representan menos del 10% de la población total. Los que se oponen amargamente a su comportamiento siguen siendo muy numerosos.

Una cosa es que una mayoría poderosa se meta con una pequeña minoría débil y viole sus derechos. Desgraciadamente, con demasiada frecuencia se salen con la suya. Otra muy distinta es que un pequeño grupo, despreciado por muchos, meta el dedo en el ojo a personas que les superan ampliamente en número. ¿Están los homosexuales tomando una sobredosis de la película El ratón que rugía? Se trata de una película en la que el gran Peter Sellers interpretó prácticamente todos los papeles. En la película, un pequeño país ficticio (pensemos en Mónaco o Liechtenstein) conquistaba al poderoso ejército de Estados Unidos tras la Segunda Guerra Mundial.

Volver a Stonewall

Este tipo de cosas pueden ocurrir en la realidad. David, después de todo, a veces conquista a Goliat. Pero, a la larga, se trata de la excepción que confirma la regla. Los homosexuales, si consultaran sus propios intereses a largo plazo, por no hablar de la justicia del asunto, dejarían inmediatamente de conseguir que el gobierno violara los derechos de personas mucho más numerosas que ellos. En primer lugar, un gran número de personas desprecian el comportamiento gay, y este continuo acoso no inducirá probablemente ningún cambio positivo en sus valoraciones.

Estas víctimas de la comunidad gay actual también son humanos. Crecerán resentidas por este maltrato. Es muy probable que los actos homosexuales de este tipo más moderno se vuelvan en su contra. Harían bien en limitarse a su anterior comportamiento heroico y libertario de 1969.

Post scriptum. Acabo de ver la película The Imitation Game, en la que aparece Alan Turing y su máquina (uno de los primeros ordenadores). Probablemente hizo más por Gran Bretaña durante la Segunda Guerra Mundial que nadie, incluidos Winston Churchill y todos los generales y almirantes juntos. Sin embargo, la forma en que el gobierno del Reino Unido trató a este homosexual, y a muchos otros de esta categoría también, fue peor que despreciable.

Ver también

El capitalismo es gay-friendly. (Adolfo Lozano).

La libertad sexual es una genuina causa liberal. (Adolfo Lozano).

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

La final del mundial

Esta gente no ha entendido que Milei no es Núñez Feijóo, sino un tipo que ha derrotado a los Kirchner (de Argentina, no los de La Moncloa).

El pesimismo de Pareto, y cómo combatir esa fatal enfermedad

Pareto fue un liberal clásico muy importante. Se dedicó a la escritura política, defendiendo con pasión el laissez-faire y oponiéndose a cualquier intervención gubernamental, tanto a los subsidios plutocráticos como a la legislación social y el socialismo proletario.