Skip to content

Hoy sí me puedo levantar

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Por un día, el antiguo componente de Mecano ha cambiado el nombre de la canción que compusiera junto a su hermano, y que ahora da título al exitoso musical de éste, y se ha debido decir a sí mismo: "Pues hoy sí me puedo levantar".

Y lo ha hecho para ir a Bruselas junto con el indómito Pedro Farré a decir que "es injusto reclamar a los artistas que se busquen la vida". Vamos, que ha defendido que vivan del cuento sacando el dinero vía cánones al común de los mortales. Como ya lo hicieran antes Luis Cobos, David Bisbal y el modestísimo (se llegó a comparar con The Beatles) a la par que monótono Pau Donés, Cano asume un papel de víctima que no se corresponde con la realidad para poder agrandar su cuenta corriente sin merecérselo de manera alguna. Frente a todos ellos, se agradece la claridad con la que habla Alaska.

Pero volvamos al argumento del ex Mecano. ¿Desde cuándo es injusto pretender que alguien se gane la vida por sus propios medios? La sociedad evoluciona, lo que sólo puede suponer un problema para los dinosaurios que no estén dispuestos a aceptarlo. Además, el compositor de Hijo de la luna y otros éxitos de su grupo pretende conseguir la simpatía del auditorio diciendo que los proveedores de acceso a Internet ganan mucho dinero con las descargas de música. ¿Y cuál es el problema? Ellos dan un servicio, la conexión a Internet, y se les paga por eso.

Todo lo contrario que el canon. Esta ilícita (por muy legal que sea) fuente de ingresos de entidades tan "dialogantes" como SGAE y otras similares consiste en la sistemática sustracción del dinero ajeno, obtenido a base de llorar a papá Estado e insultar constantemente a aquellos a quienes se le quita. Y claro, cuando desde las telecos se les recuerda que si saben adaptarse pueden salir ganando, los Teddy Bautista Boys optan por el victimismo barato. Todo con tal de no cambiar; no hablemos ya de esforzarse. Pero reconozcamos que es comprensible. ¿Para qué te vas a molestar en buscarte la vida si puedes vivir del cuento?

Y, cómo no, el imparable Pedro Farré ha venido a rematar la faena. Y no sólo por su protesta debido a que la SGAE todavía no ha logrado meter mano a los iPod. Ha vuelto a recordar una vez más esa vieja aspiración de la entidad presidida por Teddy Bautista: el canon del ADSL. Vendiéndolo como si fueran buenas personas, ha dicho que la entidad "sólo" lo reclama por el momento a "los soportes como los reproductores digitales" y que no lo hace "todavía" a las operadoras por la banda ancha. En ese "todavía" radica el problema, además de que es mentira. Aunque no de forma oficial, lo han hecho ya en el pasado varias veces mediante declaraciones públicas. Estamos ante un aviso de que la reclamación posiblemente se haga ante las autoridades dentro de poco.

Por suerte, al menos existen muchos ciudadanos que desde hace tiempo también dicen "hoy sí me puedo levantar" y lo hacen para protestar contra las aspiraciones de Farré, Bautista, Cano y similares. A la SGAE y compañía hace tiempo que se les acabó el chollo de poder actuar sin someterse al constante escarnio general.

Más artículos

El positivismo jurídico y la tiranía (II)

Ideas positivistas muy pedestres dominantes entre los juristas españoles les privan de argumentos para defender la existencia de un Poder Judicial independiente que sostenga el imperio de la Ley y el Estado de Derecho

Anomalías democráticas (y V)

El sistema universitario, por su forma de ser, constituye una anomalía que debe ser analizada desde un punto de vista independiente del sistema educativo. Para empezar, no se trata del