Skip to content

Mene tekel, y los días contados

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Robar, falsificar moneda e impagar. Este es, resumido, el programa económico del demagogo.

Seguramente la escritura esté ya en la pared y sólo falta contar los días. Decía Margaret Thatcher que el socialismo colapsa cuando no queda ya más dinero que rapiñar. Con el colapso del crudo y otras materias primas y la devastación económica de década y media de mandatos chavistas y kirchneristas, sus días parecen estar contados: las dádivas menguan mientras la inflación galopa, el desabastecimiento se agudiza, y la represión se acelera.

Tres son las políticas características de la rapiña: confiscación,  endeudamiento crónico y creciente inflación monetaria. Y las tres tienen un límite.

La confiscación puede ser de renta –tributos- o de riqueza -en formas diversas que van desde la regulación asfixiante a la pura expropiación-. La gallina de los huevos de oro enferma y acaba muriendo.

Los socialistas tienen, además, un segundo hábito incorregible. Pedir y pedir prestado hasta el límite. Impagar, o al menos intentarlo, denostando a los acreedores con los peores insultos (pretenden cobrar los muy malvados) para luego… seguir endeudándose.

Finalmente los populistas también son grandes falsificadores de moneda. Grandes no porque lo hagan bien o con arte, sino porque lo hacen en grandes cantidades. Imprimen e imprimen moneda sin más respaldo que su propia verborrea. Con ello no sólo destruyen los ahorros y la capacidad de compra de sus gobernados, sino que acaban agotando las reservas de divisas hasta el límite de no ser capaces de pagar las importaciones de los productos más básicos.

Robar, falsificar moneda e impagar. Este es, resumido, el programa económico del demagogo. Algo que ni siquiera países bendecidos con abundantes recursos son capaces de soportar en el medio plazo.

Más artículos

La sátira en ‘El problema de los tres cuerpos’

Tener una amenaza creíble a 400 años de distancia sería el verdadero sueño dorado de un político. Cuatrocientos años de excusa para intervenir las vidas de la gente y decirles cómo tienen que hacer las cosas.

Red Hat, convirtiendo el free rider en free market

Red Hat no sólo desarrolla software, sino que mantiene el portal OpenSouce.com y desarrolla con el MIT Media Lab, AMD y otras empresas, el proyecto One Laptop per Child, para conseguir desarrollar un portátil de menos de 100 dólares que permita que todos los niños del mundo puedan tener acceso a un ordenador.