Skip to content

Articulerías de Paco Capella: Lo que ni Block defendería

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Paco Capella escribió dos artículos criticando el libro Defending the Undefendable de Walter Block en 2013. Como sabe de mi admiración por este autor austrolibertario, me envió sus artículos para ver qué opinaba de ellos. Comparto las loas que Capella le dedica y algunas de sus críticas. Para empezar, es cierto que Block no defina qué es lo moral, pero como el propio Capella anteriormente afirma, el libro ‘‘se concentra en [las] aplicaciones prácticas y aplicadas más difíciles [de la teoría ética de la libertad]’’.

La obra tampoco se centra en la timología detrás de los actos y por qué están mal vistos, sino en el hecho de que según Block lo están y por qué no deberían estarlo siguiendo una concepción libertaria. Capella acierta al decir que Block no puede saber que la mayoría suele equivocarse y que al decir eso es excesivo. También tiene razón al hablar de que por costumbre se forman ciertos contratos y condiciones de estos que no hace falta explicitar y que hacerlo sería costoso. No obstante, ese no es el punto que Block intenta demostrar.

Pero Capella también ofrece ciertas críticas un tanto injustificadas o desatinadas. Capella empieza matizando el principio de no agresión tal como lo formula Block con casos que este último también incluiría como inicio de la violencia, por tanto, matización innecesaria. Al hablar sobre la prostituta, nos debe de dar igual que ‘‘la moderna economía conductual muestr[e] que los agentes interpretan de modos muy diferentes las relaciones amistosas personales, en las cuales se intercambian informalmente favores, y las relaciones comerciales impersonales en las que los afectos no son relevantes’’, lo importante es que si el intercambio entre cliente y prostituta se ha dado voluntariamente es porque ambos valoraban más lo que la otra parte tenía que ofrecer. Es irrelevante cómo cada uno interprete la relación y el grado de intensidad que cada uno pudiera haber expresado. Sabemos que la transacción se dio, pero podría no haberse dado bajo otras condiciones. Solo podemos observar las condiciones bajo las que sí intercambiaron.

Al hablar de vendedores de droga Capella extiende la crítica más allá del acto de vender droga, el que Block defiende, y más allá de lo que puede demostrar, como acusa a Block de hacer en otras partes, afirmando que a menudo ‘‘suelen utilizar la violencia, con múltiples daños colaterales’’. Cuando el camello usa la violencia para conseguir sus fines no lo hace en función de camello sino de agresor. Esta no es parte necesaria de su trabajo. Sería más fácil entenderlo como una persona que a veces trafica con droga (legítimo) y a veces agrede (ilegítimo). Y sobre el adicto decir que su deterioro físico y psicológico pueda afecta a sus seres queridos no significa que ahí haya una violación de un derecho de propiedad, es decir, una razón legítima para aplicar fuerza sobre el adicto.

Capella critica ‘‘a algunos liberales es que parecen querer deducirlo todo de algunos axiomas apodícticos irrefutables’’, por lo que me doy por aludido. Según Capella los que llamaré aprioristas extremos no entendemos ‘‘que lo esencial en lógica es la consistencia (dígale eso a los hayekianos,), la no contradicción, y que hay proposiciones en los sistemas de ideas que no son simplemente deducibles.’’ Pero no hay nadie que niegue estos tres puntos. Capella continúa diciendo que no se puede construir todo un sistema ético desde un axioma. Y esto es cierto. Pero sí que se pueden establecer las bases de este y los principios rectores del mismo. En nuestro caso, el principio recto, el principio de no agresión. Desde la praxeología se puede llegara a una justificación ética de la propiedad privada como realizan Rothbard y Hoppe en sus obras.

Pero la justificación de la propiedad privada o que cada norma deba estar basada en el principio que esta implica, el NAP, no da respuesta a todo. Solo nos dice que, si queremos vivir en una sociedad de derecho privado bajo una ética libertaria, debemos llegar a cada norma mediante la argumentación y defensa de la propiedad privada. Por ejemplo, aunque la teoría libertaria de castigo determine cuál debe ser la violencia máxima que la víctima esté justificada a infligir contra el agresor, esto no implica que la víctima pueda decidir una restitución íntegramente monetaria en vez de ejercer fuerza contra el culpable o que los árbitros sea el que lo decida por costumbre. En ambos casos se ha respetado la propiedad privada de la víctima y del agresor o bien porque se ha respetado la decisión de ambos quienes habrán tenido que negociar y, por tanto, el intercambio es mutuamente beneficioso, o bien porque se ha respetado la de los árbitros, decisión sobre la cual ambas partes habían decidido vincularse.

Todavía quedan muchas otras críticas de Capella a las que se pueden ofrecer réplicas, pero invito a hacerlo al lector, especialmente al que se haya leído ya Defending the Undefendable.

1 Comentario

  1. Disculpe pero me parece que hay un fuerte problema con el principio de no agresion ¿unicamente entra la agresion fisica? Si le abro la puerta a una persona a mi propiedad y al entrar lo mato ¿me defenderia el principio de no agresion y la propiedad? Ya que si no esta explicado el principio de no agresion y sus limites lleva a problemas para cualquier sociedad que se quiera basar en principios tan abiertos con tantas interpretaciones que unicamente llevarian al caos social.
    A su vez creo que la interpretacion a posteriori del ladron y el proxeneta no toma la realidad de gran parte de estas actividades, reduciendolo todo a cuestiones ideales mas que reales, por ejemplo respecto a los abusos perpetuados por los proxenetas y como con estos se incentivo en varios paises la trata de personas, esto no ocurre en todos pero se pierde los factores culturales e historicos al abstraerlos a formas unicamente ideales. Me gustaria que me corrijan o me pasen algun escrito respecto a esto que veo dentro del apriorismo extremo y dentro de parte de la escuela austriaca ,en tal caso estaria muy agradecido para poder mejorar y posicionarme de mejor manera al respecto de estas ideas.Necesitaria una respuesta, ya que soy contrario a sus ideas porque mis valores morales y mis ideas economicas se encuentran en otro lado, pero me gustaria saber si hay soluciones a estos problemas que veo junto a autores que puedan solucionar mis dudas. Saludos.


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

El valor del intercambio

Si el intercambio nos hace más prósperos, cuando el territorio político se incorpore al mercado viviremos el mayor periodo de prosperidad de la historia, al introducir la competencia entre jurisdicciones y restaurar la libertad política.

Bolivia: no fue un golpe, fue un fraude

No es una novedad que la democracia boliviana viva episodios como el del miércoles 26 de junio con la intentona burda de golpe de Estado protagonizada por el exgeneral de