Skip to content

Dos caminos hacia lo ‘woke’

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Eric Kaufmann. Este artículo ha sido publicado originalmente en Law & Liberty.

Ser woke consiste en sacralizar a grupos históricamente marginados. Esta religión refuerza una ideología que yo denomino «socialismo cultural», que sostiene que el objetivo más elevado de la sociedad es igualar los resultados de los grupos identitarios desfavorecidos y protegerlos de cualquier daño, como oír describir a Estados Unidos como «una tierra de oportunidades». ¿Cómo ha llegado este ethos, que se esconde bajo etiquetas inocuas como «diversidad» o «inclusividad», a convertirse en el pináculo de nuestra cultura? ¿Qué podemos hacer al respecto?

Christopher Rufo y Richard Hanania

En estas preguntas se centran dos libros recientes: el éxito de ventas America’s Cultural Revolution, de Christopher Rufo, y The Origins of Woke, de Richard Hanania, que parece estar a punto de alcanzar el éxito de Rufo. Ambos exponen dos versiones diferentes de cómo la izquierda radical conquistó la cultura. Hanania se centra en la discriminación positiva y la cultura de la cancelación, haciendo hincapié en la evolución de la ley de derechos civiles desde la igualdad de trato a la igualdad de resultados, de la libertad de expresión a la supresión de la expresión. Rufo se concentra en la Teoría Crítica de la Raza (CRT), rastreándola hasta el giro cultural del marxismo de la clase a la identidad a finales de la década de 1960. Los dos relatos, evolutivo y revolucionario, institucional y cultural, se complementan y rebaten mutuamente.

Ambos representan a una nueva generación de intelectuales del milenio que han triunfado en Internet, al margen del sistema habitual de guardianes institucionales. Aunque ninguno de los dos se define a sí mismo como conservadores, los autores coinciden en rechazar el laissez-faire, según el cual los gobiernos deberían mantenerse al margen de la lucha cultural. Ambos sostienen que la descentralización de la autoridad de los órganos legislativos elegidos democráticamente a gestores y educadores que no rinden cuentas permitió que se produjera una revolución cultural bajo cuerda. Rufo llama a una contrarrevolución para «asediar» las instituciones capturadas ideológicamente. Hanania expone un detallado manual político que señala a los políticos y abogados republicanos las palancas precisas que deben accionar para socavar el poder del socialismo cultural.

El hijo de la ley de derechos civiles

La trayectoria de Hanania pasó de una juventud malgastada de trolling en Internet, un doctorado y un postdoctorado en Ciencias Políticas en Columbia, hasta la creación de su propio think tank de ciencias sociales contraculturales, el Centro para el Estudio del Partidismo y la Ideología (CSPI). Se ha convertido en uno de los expertos más innovadores, contrarios y controvertidos del país.

Su nuevo libro, The Origins of Woke, aborda el problema desde una perspectiva jurídica y política. Considera que las guerras culturales son «guerras largas», y advierte de que no habrá un día de victoria sobre los woke, sino sólo la esperanza de que, habiendo perdido a los millennials y a la Gen-Z, podamos recuperarnos lo suficiente como para influir en los que vienen detrás de ellos. Este es el trabajo de décadas, no de una administración.

Define lo woke como una ideología con tres pilares: la disparidad equivale a la discriminación, la expresión debe restringirse para lograr la igualdad y se requiere una burocracia a tiempo completo para hacer cumplir estos edictos. En lugar de activistas intencionados que impulsan el neomarxismo o el posmodernismo, Hanania considera el auge de la woke como un subproducto en gran medida involuntario de las leyes bipartidistas de derechos civiles. Aunque Chris Caldwell planteó brevemente esta cuestión en su Age of Entitlement (2020), Hanania desarrolla el argumento con mucha mayor profundidad.

Duke v. Griggs Power

Llama la atención del lector sobre cuatro innovaciones fundamentales en la legislación sobre derechos civiles. A saber, «la discriminación positiva por mandato federal, el impacto dispar, la ley de acoso y el Título IX como herramienta para regular la educación». La discriminación positiva, basada en la lógica de que las disparidades equivalen a discriminación, afianzó la idea de la igualdad de resultados por encima de la igualdad de trato.

La sentencia Duke v. Griggs Power (1971) estableció la doctrina del impacto dispar, que se convirtió en la opinión de que cualquier práctica organizativa que produzca peores resultados para las razas o géneros protegidos, como una prueba de rendimiento, constituye una forma de discriminación. Según Hanania, esto condujo a un ataque contra el mérito en el lugar de trabajo, las escuelas y las universidades.

Más tarde, a mediados de la década de 1980, la legislación sobre acoso consagró la idea de que la libertad de expresión debe suprimirse para eliminar los «entornos hostiles» definidos subjetivamente para los grupos protegidos. Por último, el Título IX prohíbe la discriminación por razón de sexo en cualquier programa educativo que reciba ayudas federales. Esto condujo en última instancia a la derogación de los derechos de los hombres al debido proceso en el campus y a la microgestión de las relaciones entre los sexos.

Una burocracia

Una vez creadas las agencias de derechos civiles, como la Comisión para la Igualdad de Oportunidades en el Empleo (EEOC) y la Oficina de Cumplimiento de Contratos Federales (OFCCP), facultaron a los activistas burocráticos para asumir el control del proceso y emitir directrices. La necesidad de cumplir los nuevos dictados para evitar responsabilidades dio lugar a la multiplicación de las burocracias de la igualdad en todos los niveles de gobierno y en la mayoría de las grandes organizaciones. Los Tribunales Supremos progresistas de los años 60, 70 y 80 tomaron ejemplo de la práctica administrativa, creando un trinquete de restricciones que alimentó el crecimiento de las burocracias de cumplimiento.

Cada paso se basaba en el anterior a medida que el sistema evolucionaba hacia el woke. Las leyes de derechos civiles protegían a quienes denunciaban discriminación, pero no a los falsamente acusados. Luego, una sentencia de 1978 permitió a los demandantes que ganaban recuperar los honorarios legales, mientras que los demandados no podían. Una sucesión de proyectos de ley de derechos civiles aprobados con apoyo bipartidista ampliaron el alcance de la responsabilidad.

Demandas colectivas

La Ley de Derechos Civiles de 1991, por ejemplo, allanó el camino para las demandas colectivas. Esto creó una fiebre del oro, ya que los abogados de derechos civiles se dirigieron a las empresas ricas. Las 5.000 demandas por discriminación presentadas ante la EEOC en los años 70 se dispararon a 100.000 en 2010. El punto final fue un conjunto de decisiones extravagantes, como cuando un juez ordenó a Tesla en 2021 pagar a los demandantes negros Owen y Demetric Diaz 15 millones de dólares a pesar de que la empresa tomó medidas punitivas contra los empleados (en su mayoría afroamericanos) que utilizaron insultos racistas en presencia de Diaz.

Las empresas no sólo tienen que pagar sumas punitivas, sino que la EEOC les ordena que formen a sus empleados en la doctrina más reciente en materia de diversidad. La formación en materia de diversidad se convierte en un medio para que las organizaciones den muestras de cumplimiento y eviten responsabilidades. La devolución constante de la autoridad legislativa del Congreso a los administradores produce una situación paradójica en la que las organizaciones deben violar el texto de la ley (no discriminación) para satisfacer las interpretaciones activistas de la ley. El daltonismo es ahora ilegal, bromea Hanania.

Cómo reaccionar ante la oledada woke

Sin embargo, lo que realmente hace que este libro sea de lectura obligatoria es su exhaustivo proyecto de insurgencia política. Hanania sostiene que el cambio debe empezar por el Partido Republicano, ya que la izquierda no tiene actualmente ningún incentivo para reformarse. Identifica una serie de acciones legislativas «fáciles» para lograr el máximo impacto. Una nueva administración republicana, afirma, debería modificar inmediatamente dos decretos (11246 y 11478) que prohíben la discriminación positiva en la contratación y los contratos federales. Debería dictar órdenes ejecutivas que definieran el impacto dispar como limitado a la discriminación intencionada. Deberían modificarse las normas de derechos civiles para limitar la definición de discriminación a los prejuicios a nivel individual, aboliendo el régimen de «discriminación estructural».

Mientras tanto, el Título IV y el Título IX pueden utilizarse para ahogar la discriminación contra los blancos, los hombres y los asiáticos en las escuelas y universidades. Los activistas legales conservadores, añade Hanania, deberían presentar una demanda para anular el caso Griggs contra Duke Power, poniendo fin al impacto dispar. Deberían centrarse en la sentencia de 1978 de Christiansburg Garment contra la EEOC, permitiendo así que tanto los demandados como los demandantes cobren los honorarios legales. Los estados rojos deberían desfinanciar las burocracias de la DEI y crear causas legales para que los ciudadanos puedan desincentivar a los activistas burocráticos de resistirse a la ley. A más largo plazo, la EEOC y la OFCCP deberían ser abolidas.

Dudas en el Partido Republicano

El régimen woke se basa en la innovación administrativa, señala Hanania, por lo que puede desmantelarse rápidamente. Sus recetas son contundentes y detalladas, pero ¿por qué ha estado dormida la derecha? El libro explica cómo las sucesivas administraciones republicanas consintieron el giro a la izquierda de la ley porque las cuestiones de discriminación positiva, educación y libertad de expresión no eran importantes para ellos. Desde 1964 hasta 2008, un número significativo de senadores y congresistas republicanos votaron con los demócratas. Por ejemplo, el presidente Reagan vetó la Ley de Restauración de los Derechos Civiles de 1987, pero 73 de los 167 republicanos de la Cámara votaron con los demócratas para anular su veto.

Los políticos republicanos no se enfrentaban a ningún grupo de presión al estilo de la NRA para derogar la discriminación positiva o limitar el alcance de los derechos civiles. Temían ser tildados de racistas en la prensa, y la mayoría estaban animados principalmente por prioridades económicas, religiosas y de política exterior. Sólo con la polarización posterior a 2008 las cuestiones de derechos civiles se dividieron limpiamente según las líneas partidistas. Esto puso fin al avance de la ley de igualdad, pero no frenó a los administradores.

En última instancia, el curso de la batalla dependerá de si los conservadores pueden movilizarse en torno a las cuestiones de la guerra cultural y vincularlas a un movimiento político conservador similar al activismo jurídico de la Federalist Society. Para derrotar a woke, debe llegar a ser «tan impensable para un estado rojo apoyar las preferencias raciales o sexuales mediante el dinero de los contribuyentes como lo sería financiar el aborto».

Marxismo cultural

Donde Hanania se centra en la evolución gradual de la discriminación positiva y la corrección política en el gobierno y las organizaciones, Christopher Rufo se concentra en los revolucionarios culturales utópicos y su conquista ascendente de las facultades de educación y las escuelas.

Rufo es un conocido activista conservador, cineasta y escritor. Se dio a conocer por primera vez en el programa de Tucker Carlson en Fox, pidiendo al presidente Trump que prohibiera la teoría crítica de la raza (CRT) en la formación del gobierno federal. Popularizó el uso del término CRT para referirse a un conjunto de conceptos pseudocientíficos derivados como «blancura» y «racismo sistémico» que provienen de un cuerpo de teorías cuasi conspirativas formalizadas por primera vez por el profesor de derecho de Harvard Derrick Bell y activistas feministas negras en la década de 1970.

En el momento de redactar este informe, 18 estados han prohibido la TCR o limitado la forma en que puede enseñarse la raza y el sexo en las escuelas, y hay legislación pendiente en otros estados republicanos y en muchos consejos escolares. La enseñanza de la teoría crítica de raza y género es ahora un importante tema de cuña para los republicanos, jugando un papel clave en la sorprendente victoria de Glenn Youngkin como gobernador en Virginia en 2021, y en el éxito de Ron DeSantis.

America’s Cultural Revolution

America’s Cultural Revolution es un relato conmovedor de cómo los radicales marxistas revolucionarios, a menudo violentos, trasladaron su utopismo de la clase obrera a las minorías raciales (y más tarde sexuales). El libro hace hincapié en el papel de figuras y organizaciones históricas clave con raíces en el tumulto de los años sesenta: Herbert Marcuse y la Weather Underground, Angela Davis y las Panteras Negras, y Paolo Freire y su acólito Henry Giroux.

Rufo traza una conexión directa entre estos revolucionarios y sus ejemplos actuales, Antifa y Black Lives Matter. Rufo sostiene que estos intelectuales utópicos trataron de capturar la sociedad desde abajo mediante la incautación de las instituciones de socialización, tales como escuelas y universidades. Desde esta cabeza de playa, se extenderían a otros centros de creación de significados en lo que el marxista alemán Rudi Dutschke denominó una «larga marcha a través de las instituciones».

Dutschke se basó en las ideas de la Escuela de Fráncfort y de Antonio Gramsci, que postulaban que era necesaria una transformación cultural para reeducar a la gente fuera de la ideología hegemónica del régimen capitalista. Sólo entonces podrían adquirir la conciencia política necesaria para derrocar el sistema e instaurar el socialismo.

Marcuse

El relato de Rufo comienza con Marcuse, quien, desesperado por la clase obrera occidental, recurrió a la energía del socialismo del Tercer Mundo, al radicalismo de las Panteras Negras y a las revueltas estudiantiles de 1968 en busca de inspiración. En lugar de la ortodoxa «dictadura del proletariado», Marcuse soñaba con una «dictadura de los intelectuales» que pudieran unirse a «parias y marginados» para hacer la revolución. De hecho, invitó al lumpenproletariado de Marx a entrar en la historia. Su obra El hombre unidimensional (1964) se convirtió en la biblia de la contracultura, y mientras su colega de la Escuela de Fráncfort Theodor Adorno reaccionaba contra el antiintelectualismo de los jóvenes manifestantes, Marcuse los acogía como precursores de la nueva utopía.

Apodado el «líder ideológico de la Nueva Izquierda» por la terrorista de Weather Underground Bernadine Dohrn, Marcuse se codeó con su liderazgo y el de radicales de las Panteras Negras como H. Rap Brown. Los disturbios y el vandalismo en los centros urbanos de Estados Unidos a finales de la década de 1960 asolaron los barrios y dispararon la delincuencia, obstaculizando el progreso de los negros. Juntos, los Weathermen y los militantes negros llevaron a cabo unos 4.330 atentados con bomba, que causaron 43 muertos.

Los Weathermen afirmaron que tendrían que matar a 25 millones de personas para conseguir sus objetivos. La organización se autodenominaba los «revolucionarios blancos dentro de la nación opresora» y su manifiesto, Prairie Fire, hablaba de Estados Unidos como fundado sobre la supremacía blanca y el «privilegio de la piel blanca».

Panteras y Black Lives Matter

Marcuse imaginaba la universidad como la «primera institución revolucionaria», el centro neurálgico desde el que se extendería la revolución. Como si nada, muchos camaradas se establecieron en acogedoras sinecuras académicas. Dohrn aterrizó en Northwestern, Bill Ayers, que bombardeó el Pentágono y el Capitolio, acabó en Columbia, y Angela Davis, que participó en el asedio a un tribunal en el que murieron el juez y otras tres personas, consiguió un puesto en UCLA. Davis, una Pantera Negra, se presentó a sí misma como una esclava fugitiva que se resistía al sistema de supremacía blanca.

Rufo traza de forma convincente una línea divisoria entre el radicalismo violento de las Panteras y el movimiento Black Lives Matter. Por ejemplo, el líder de los Panteras, Stokely Carmichael, acuñó el concepto de «racismo institucional». El programa de Diez Puntos de los Panteras exigía la discriminación positiva, la liberación de «todos los negros y oprimidos» de la cárcel y la enseñanza de su ideología racial revisionista en las escuelas. El movimiento Black Lives Matter de la década de 2010 se limitó a reiterar estos eslóganes, tratando de abolir la policía y las cárceles al tiempo que exigía una «educación culturs1almente relevante». Por su parte, la líder de BLM, Patricia Cullors, estudió con Eric Mann, de Weather Underground, y alabó la influencia de Davis y los Panteras.

Radicalismo con victimismo terapéutico femenino

Para Rufo, BLM en la década de 2010 representa el radicalismo Pantera reenvasado del Black Power masculino al victimismo terapéutico femenino. La culpa y la vergüenza sustituyeron a la ira y el miedo cuando BLM trató de encajar en la nueva sensibilidad y el nuevo paisaje mediático. Su libro de jugadas en tres etapas, observa, comienza anclándose en un acontecimiento simbólico como un tiroteo policial, luego procede a acusaciones de racismo «sistémico» o brutalidad justificada por académicos radicales sobre la base de estadísticas bivariadas flácidas como disparidades de muerte. Concluye pidiendo acciones revolucionarias como «desfinanciar a la policía» y abolir las prisiones. El resultado previsible es el derramamiento de sangre y la miseria.

La fuerza, en forma de ocupaciones estudiantiles y chantaje emocional, ha conseguido repetidamente concesiones de las instituciones de élite. Los manifestantes exigieron la creación de departamentos de Estudios Negros, inicialmente en la Universidad Estatal de San Francisco en 1968. La discriminación positiva surgió en parte como respuesta a la violencia, creando puestos para radicales como Eldridge Cleaver o Derrick Bell. El cínico planteamiento de Bell sobre la Constitución, que interpretaba su universalismo liberal como una cortina de humo para una agenda oculta de supremacía blanca, dio origen a la crítica de la raza (CRT). Declaradamente activista, el nuevo paradigma priorizaba abiertamente la política sobre la verdad.

Henry Giroux y la teoría crítica de la raza

¿Cómo llegó la CRT a las escuelas? Para Rufo, el camino del mundo académico a las escuelas pasa por la pedagogía crítica de Paolo Freire, un educador maoísta brasileño. Freire trató de «descolonizar las mentes» con propaganda socialista, negándose a reconocer el desastre humanitario y económico de la Revolución Cultural de Mao. Tras fracasar en el mundo en desarrollo, estableció contacto con académicos estadounidenses en la década de 1980, influyendo en izquierdistas como Henry Giroux y sus numerosos discípulos. Su campaña para promover la pedagogía de la liberación de Freire iba a tener un éxito más allá de sus sueños más descabellados.

El plan inicial de Giroux consistía en colocar a cien radicales afines en el mundo académico. A partir de ahí, el movimiento se extendió hasta abarcar numerosos institutos y publicaciones. La Pedagogía del Oprimido de Freire, escribe Rufo, se convirtió en omnipresente en las facultades de magisterio y en el tercer libro de ciencias sociales más citado de todos los tiempos.

Racismo estructural

Rufo traza un vínculo directo desde la ideología pantera hasta la pedagogía crítica, pasando por la CRT. El resultado final fue una explosión de contenidos CRT en la educación estadounidense. El plan de estudios étnicos de California, por ejemplo, incorpora la idea pseudocientífica del «racismo estructural» en las escuelas públicas del estado. Aquí se institucionalizó la extática observación de Cleaver de los años 60 de que «cada vez más jóvenes blancos repudian su herencia de sangre y toman a la gente de color como sus héroes y modelos». Para Rufo, el término de esta doctrina de «maldad blanca y desesperación negra» es el nihilismo, una redistribución burocrática de la propiedad y la destrucción de los ideales fundacionales del país de igualdad de trato y libertad individual.

Rufo concluye con un llamamiento a la contrarrevolución, un «nuevo vocabulario» para derrocar la narrativa del mal estadounidense. Hay que desenmascarar los eufemismos, desmantelar las burocracias de la DEI y destruir o abolir las instituciones corruptas. Estados Unidos debe destronar la revolución de 1968 y restaurar el espíritu de 1776.

¿Revoluciones o instituciones?

Hanania y Rufo mejoran enormemente nuestra comprensión del fenómeno woke, pero contienen importantes omisiones. Rufo argumenta de forma convincente que una variante cultural del marxismo revolucionario dio forma al mensaje y las tácticas de BLM y Antifa. Proporcionó el vocabulario y las tropas de choque para la conquista de la educación pública.

Sin embargo, Rufo no explica el lado de la demanda: por qué Angela Davis o Patricia Cullors fueron aclamadas en la prensa. Por qué las universidades contrataron a radicales violentos. Por qué la mayoría de los votantes de Seattle apoyaron la desfinanciación de la policía. Y por qué tantos jóvenes blancos marcharon con BLM. Sin el apoyo de los liberales de izquierda, animados por una política de compasión y culpabilidad más que de revolución, los radicales estarían gritando en el vacío.

Los cambios en la izquierda

El enfoque institucional de Hanania, por su parte, introduce la cultura de contrabando por la puerta de atrás en varias ocasiones. Se puede imaginar fácilmente un escenario en el que los burócratas y jueces conservadores interpreten las leyes de derechos civiles de forma restrictiva. El activismo judicial y administrativo es, por tanto, ideológico, aunque magnificado por el dominio numérico de la izquierda en las profesiones administrativas. La perspectiva de que «la cultura es la corriente descendente de la ley» tampoco explica por qué los profesores y las empresas siguieron impulsando la DEI incluso después de que se eliminara la discriminación positiva, como en California, o se redujera, como en el caso de Reagan.

Por último, ninguno de los dos libros tiene mucho que decir sobre los cambios fundamentales de la izquierda liberal en la conciencia pública. En mi próximo libro, por ejemplo, sostengo que el tabú contra el racismo es una coyuntura crítica que llegó a expandirse, militarizarse y transponerse a otras identidades. ¿Cómo se transformó «chicano» en «latinx» y por qué los académicos redefinieron el acoso y el trauma para abarcar las palabras hirientes y las decepciones de la vida? Ni el marxismo cultural ni la legislación sobre derechos civiles pueden explicar estos cambios. Por el contrario, surgieron de la evolución gradual de un orden moral liberal de izquierdas.

El fenómeno woke se encuentra en el centro de una nueva guerra cultural que está redefiniendo la política estadounidense y occidental. Estos libros son indispensables para cualquiera que quiera entenderlo.

Ver también

El fenómeno ‘woke’: cuando el capitalismo corrompe a la sociedad. (Fernando Herrera).

Por qué los conservadores deben participar en la guerra cultural. (Kristian Niemetz).

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

El valor del intercambio

Si el intercambio nos hace más prósperos, cuando el territorio político se incorpore al mercado viviremos el mayor periodo de prosperidad de la historia, al introducir la competencia entre jurisdicciones y restaurar la libertad política.

Bolivia: no fue un golpe, fue un fraude

No es una novedad que la democracia boliviana viva episodios como el del miércoles 26 de junio con la intentona burda de golpe de Estado protagonizada por el exgeneral de