Skip to content

Los límites del conocimiento y la humildad de un economista de Nobel

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Por Samuel Gregg. Este artículo fue publicado originalmente en Law & Liberty.

Hace medio siglo, un economista en gran parte olvidado recibió la inesperada noticia de que había sido galardonado con el Premio Sveriges Riksbank de Ciencias Económicas en Memoria de Alfred Nobel. Friedrich Hayek también se sorprendió al ver que compartía el sexto Premio Nobel de Economía con Gunnar Myrdal. Las opiniones decididamente socialdemócratas del economista sueco no podían estar más alejadas de la visión liberal clásica de Hayek.

Sin embargo, estos dos improbables galardonados tenían algo en común. Como señalaba la Real Academia Sueca de las Ciencias en su comunicado de prensa en el que anunciaba los galardonados con el Nobel de Economía de 1974, una de las razones por las que ambos recibieron el Premio fue «su penetrante análisis de la interdependencia de los fenómenos económicos, sociales e institucionales». Myrdal, por ejemplo, había escrito sobre las relaciones raciales en América desde un punto de vista interdisciplinario. Su trabajo en este campo fue citado en la sentencia del Tribunal Supremo de EE.UU. en el caso Brown contra el Consejo de Educación.

Hayek: A Life, 1899-1950

Como ilustran Bruce Caldwell y Hansjoerg Klausinger en Hayek: A Life, 1899-1950, Hayek había dado su propio giro extraeconómico a finales de la década de 1930, cuando el economista austriaco trató de entender por qué el mundo buscaba la salvación a través de un mayor control estatal sobre la economía y la sociedad en general. Este proceso se aceleró cuando Hayek se incorporó al Comité de Pensamiento Social de la Universidad de Chicago en 1950.

Un tema común que marcó la exploración de Hayek de temas como la psicología, la ciencia política y el derecho fue la convicción de que las ciencias sociales, incluida la economía, habían tomado un rumbo equivocado cuando intentaron seguir lo más de cerca posible los métodos empleados en las ciencias naturales. Lo que Hayek llamó «cientificismo» había distorsionado la economía al centrarla en lo que es medible y observable. Si bien esto podía funcionar en las ciencias físicas, Hayek sostenía que una confianza excesiva en esta metodología estaba abocada a producir conclusiones engañosas cuando se aplicaba al tipo de interacciones y conocimientos humanos que constituyen el objeto de la economía. Es un tema sobre el que Hayek volverá continuamente, entre otras cosas porque afecta a la naturaleza de la economía y a su potencial para contribuir al bienestar humano.

«Vieja» y «nueva» economía

Friedrich Hayek no fue el único economista que lamentó el giro cientificista de la economía de posguerra tras los esfuerzos de los discípulos de Keynes por concentrar la disciplina en macroagregados cuantificables que, según creían muchos economistas de posguerra, podían proporcionarles la información que los gobiernos y los tecnócratas necesitaban para dirigir y gestionar la economía. Wilhelm Röpke, compañero de Hayek en el liberalismo de mercado, escribió largo y tendido sobre el mismo tema. En un ensayo de 1952, «Keynes y la revolución en la economía», Röpke observó que la «nueva economía» encarnaba una lógica totalmente distinta a la de la «vieja economía» (prekeynesiana). Sin embargo, fue Hayek quien exploró más sistemáticamente los orígenes filosóficos de este cambio y sus consecuencias políticas y económicas.

La más famosa de las incursiones de Hayek en este terreno fue su artículo de 1945 en la American Economic Review The Use of Knowledge in Society. Su objetivo inmediato era la tesis de economistas de izquierdas como el socialista polaco Oskar Lange de que la planificación económica era compatible con el funcionamiento del mecanismo de los precios. En este sentido, el artículo de Hayek se inscribía en el debate sobre el cálculo socialista que se venía librando desde los años veinte.

The use of knowledge in society

Lo que diferenciaba al artículo de Hayek de 1945 era que abordaba algunas de las cuestiones epistemológicas subyacentes que impulsaban este debate: sobre todo, la perenne cuestión de lo que la razón humana puede saber realmente. En opinión de Hayek, éste era el punto decisivo que hacía de la planificación económica un ejercicio generalmente ineficaz y potencialmente peligroso.

«Hoy en día», afirmó Hayek en 1945, «es casi una herejía sugerir que el conocimiento científico no es la suma de todos los conocimientos». Sin embargo, subrayó, existen otros tipos de información, gran parte de la cual es específica de los individuos. Entre ellas está «el conocimiento de las circunstancias particulares de tiempo y lugar». Hayek observó que la posesión de esta información tácita y, por lo tanto, en gran medida incalculable, da a «prácticamente cada individuo […] cierta ventaja sobre todos los demás, en el sentido de que posee una información única de la que se puede hacer un uso beneficioso, pero de la que sólo se puede hacer uso si las decisiones que dependen de ella se dejan en sus manos o se toman con su cooperación activa».

Hacer caso omiso de todo lo importante

Esta situación también plantea importantes retos a la planificación económica pública, en la medida en que no puede seguir el ritmo de los continuos cambios e intercambios de información a los que reaccionan constantemente los individuos en el nivel micro de lo que Hayek denomina «la economía del conocimiento». Ningún planificador puede conocer la enorme cantidad de factores cambiantes (entre los que destacan las preferencias siempre cambiantes de miles de millones de individuos que reaccionan a los interminables cambios de precios) que afectan a los precios de millones de bienes y servicios en un momento dado.

El énfasis postkeynesiano en cotejar y actuar sobre macroagregados de las limitadas formas de información que sí se prestaban a la medición desalienta positivamente a los gobiernos y tecnócratas a pensar siquiera en estas incógnitas en primer lugar. Esto está destinado a conducir a errores políticos significativos, sobre todo porque implica, como escribió Friedrich Hayek, una voluntad de «asumir el problema y hacer caso omiso de todo lo que es importante y significativo en el mundo real.»

Un tipo de reivindicación

En las tres décadas que siguieron a la publicación del ensayo de Hayek de 1945, las economías occidentales disfrutaron en general de un crecimiento económico constante, un bajo desempleo y una inflación baja. En contra de Hayek, parecía que los gobiernos ayudados por los formados en la nueva economía podían dirigir con éxito la vida económica hacia la realización de fines predeterminados muy precisos. La «vieja economía», personificada por Hayek y algunos liberales de mercado, parecía muerta.

La confianza en estas proposiciones empezó a debilitarse a finales de los años sesenta, a medida que una economía occidental tras otra empezaba a experimentar lo que los practicantes de la «nueva economía» habían considerado un escenario improbable: un elevado desempleo acompañado de una inflación creciente. Estas circunstancias y la concesión del Premio Nobel a Hayek en 1974 hicieron que se volviera a prestar atención a la crítica del ya anciano economista a la planificación y a las ideas económicas alternativas con las que estaba asociado.

A nadie le habría sorprendido que Hayek hubiera aprovechado su discurso del Nobel para detenerse en los problemas económicos inmediatos de la década de 1970 o para hacer una retrospectiva del tipo «te lo dije». Sin embargo, Hayek decidió profundizar en las cuestiones epistemológicas abordadas en su artículo de 1945 y en otros trabajos, sobre todo en su ensayo en tres partes «El cientificismo y el estudio de la sociedad», publicado en Economica en 1942, 1943 y 1944. Esto es lo que hace que la conferencia de Hayek para el Premio Nobel, «La pretensión del conocimiento», sea una de sus contribuciones intelectuales más importantes y por qué merece la pena leerla detenidamente 50 años después de que Hayek la pronunciara en Estocolmo.

La arrogancia se paga cara

Friedrich Hayek comenzó su discurso con la polémica observación de que se estaba pidiendo a los economistas que salvaran al mundo libre de la «inflación acelerada» que, insistía Hayek, había sido el resultado de políticas que «la mayoría de los economistas recomendaban e incluso instaban a los gobiernos a seguir». Para Hayek, esto era sintomático de hasta qué punto la profesión económica había «hecho un desastre».

Hayek sostenía que un elemento central de esta crisis económica era «la actitud ‘cientificista'» que subyacía en la economía de posguerra. Durante tres décadas, sostenía, los economistas habían insistido en que existía «una simple correlación positiva entre el empleo total y el tamaño de la demanda agregada de bienes y servicios». Esto, añadía Hayek, llevó «a la creencia de que podemos asegurar permanentemente el pleno empleo manteniendo el gasto monetario total en un nivel adecuado».

Medible no es sinónimo de importante

Para Hayek, sin embargo, lo importante era que debajo de esta convicción había una gran dependencia de totalidades de «datos cuantitativos». Pero la capacidad de tales datos, según Hayek, para captar fenómenos tan complicados como la inflación y el desempleo era «necesariamente limitada». Hay, reconocía Hayek

un gran número de hechos que no podemos medir y sobre los que, de hecho, sólo disponemos de información muy imprecisa y general. Y como los efectos de estos hechos en un caso particular no pueden ser confirmados por pruebas cuantitativas, son simplemente ignorados por aquellos que han jurado admitir sólo lo que consideran pruebas científicas: a partir de ahí proceden alegremente sobre la ficción de que los factores que pueden medir son los únicos relevantes.

Friedrich Hayek. La pretensión del conocimiento, 1974.

Dicho de otro modo: que no se pueda medir algo no significa que no exista o que no sea importante. Hayek argumentaba que calcular grandes agregados de ese número limitado de cosas que se prestan a la medición, y luego tratar de desarrollar teorías para explicar las relaciones entre tales agregados, estaba destinado a producir explicaciones para, por ejemplo, el aumento de la inflación que no prestaban suficiente atención a lo que estaba sucediendo en el nivel micro de la economía.

Sólo Dios lo conoce

Hayek ilustra este punto examinando el fenómeno de cómo se forman los precios y los salarios en una economía de mercado. «En la determinación de estos precios y salarios», explicó Hayek, «entran los efectos de la información particular que posee cada uno de los participantes en el proceso de mercado, una suma de hechos que en su totalidad no puede ser conocida por el observador científico ni por ningún otro cerebro». En consecuencia, los economistas no pueden saber, por sofisticado que sea el modelo econométrico, «qué estructura particular de precios y salarios igualaría en todas partes la demanda a la oferta.»

Esto no significa que Hayek pensara que utilizar las matemáticas en economía fuera una pérdida de tiempo. Esas técnicas, observaba, pueden ayudar a trazar pautas generales. Sin embargo, no pueden encapsular todo lo que determina la formación de los precios, porque ningún modelo puede captar toda la información que interviene en la formación de los precios.

Friedrich Hayek señaló que los filósofos del derecho natural del siglo XVI, como los jesuitas Luis Molina y Juan de Lugo, que estudiaron en la Universidad de Salamanca, comprendieron perfectamente este problema. Destacaron, comentó Hayek, «que lo que ellos llamaban pretium mathematicum, el precio matemático, dependía de tantas circunstancias particulares que nunca podía ser conocido por el hombre, sino que sólo lo conocía Dios.»

Sin humildad no hay libertad

Ahí radicaba la importancia normativa y política de la conferencia de Friedrich Hayek. En el fondo, era un llamamiento a los economistas para que evitaran la arrogancia fomentada por el cientificismo. No se trataba sólo de mantener la integridad de la disciplina como ciencia social. También se trataba de ser realistas sobre el poder predictivo de la economía: un realismo que debería desalentar las expectativas poco realistas de los gobiernos y los ciudadanos sobre lo que la economía, la política económica y los economistas pueden hacer.

Calibrar correctamente tales expectativas era, para Hayek, crucial por dos razones. En primer lugar, Hayek insistía: «El conflicto entre lo que en su estado de ánimo actual el público espera que la ciencia consiga para satisfacer las esperanzas populares y lo que realmente está en su mano es un asunto grave». Las esperanzas exageradas llevan a los votantes a imaginar que los gobiernos pueden obtener resultados económicos simplemente accionando diversas palancas intervencionistas, y a los líderes políticos y tecnócratas a comportarse como si pudieran hacerlo. Esa es una receta para la decepción y, potencialmente, para profundas perturbaciones en el cuerpo político.

El «empeño fatal»

La segunda razón de la preocupación de Friedrich Hayek era, en una palabra, civilizacional. Cuando la economía y la política económica están infectadas por el virus del cientificismo, empezamos a imaginar que podemos mejorar el orden social a voluntad mediante un control descendente. Ese «empeño fatal», como lo describió Hayek, alimentado por la negativa a reconocer «los límites insuperables de su conocimiento», puede convertir a alguien «no sólo en un tirano sobre sus semejantes, sino que bien puede convertirlo en el destructor de una civilización que ningún cerebro ha diseñado, sino que ha crecido a partir de los esfuerzos libres de millones de individuos».

Desde este punto de vista, la importancia de la conferencia de Hayek sobre el Nobel iba más allá de la economía. Fue más bien un llamamiento genérico a algo que parece perpetuamente en suspenso: la humildad intelectual y política. Para Hayek, el éxito de la mejora de la sociedad a través de la economía o de cualquier otra ciencia social pasaba por aceptar que existen ámbitos de la vida humana de los que, según dijo a su auditorio de suecos en 1974, «no podemos adquirir el conocimiento completo que haría posible el dominio de los acontecimientos».

En el momento en que Friedrich Hayek pronunció estas palabras, volvían a ponerse de moda las dudas sobre la capacidad de la planificación gubernamental para dominar los asuntos económicos. A los seis años de su conferencia, Ronald Reagan y Margaret Thatcher estaban en el poder y prometían una ruptura decisiva con las políticas intervencionistas de la posguerra.

Friedrich Hayek: el valor de la humildad intelectual

Ese mundo parece muy distante del actual. Gran parte de la derecha se ha unido a la izquierda insistiendo en que el gobierno puede y debe ser utilizado para obtener resultados económicos muy específicos, a través de medios como los bancos centrales activistas, el proteccionismo, la política industrial y una mayor regulación. Incluso el control de los precios está siendo considerado por todo el espectro político.

La dificultad de muchas de estas políticas es que niegan la observación de Hayek de que no somos dioses ni Dios y que, por lo tanto, ni los economistas ni los funcionarios del gobierno poseen las cualidades divinas que necesitarían para superar las graves limitaciones creadas por el problema del conocimiento. Tales eran las convicciones de Friedrich Hayek a este respecto que expresó sus dudas durante su discurso en la cena del banquete del Nobel sobre la prudencia de crear un premio Nobel de economía en primer lugar. Entre otras cosas, Hayek temía que confiriera «a un individuo una autoridad que en economía ningún hombre debería poseer».

La humildad no suele encontrarse entre quienes intentan construir el cielo en la tierra o quieren salvar el mundo mediante la tecnocracia. Sin embargo, es algo que nos mantiene en contacto con la realidad sobre la economía, la sociedad y nosotros mismos. Eso es lo que hace que el mensaje del Nobel de Hayek sobre nuestra capacidad de conocimiento sea un ejercicio tan poderoso de revelación de la verdad para todos los tiempos.

Ver también

El alfarero y el jardinedo: dos enfoques contrapuestos. (Ángel Martín Oro).

Una llamada a la acción: el resurgimiento del debate sobre el cálculo económico. (Vicente Moreno).

¿Ha quedado Hayek Obsoleto? (José Carlos Rodríguez).

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

Bolivia: no fue un golpe, fue un fraude

No es una novedad que la democracia boliviana viva episodios como el del miércoles 26 de junio con la intentona burda de golpe de Estado protagonizada por el exgeneral de

Buscando la cohesión social

La cohesión social, como fuerza de atracción que mantiene unida una comunidad, es un concepto fundamental para el desarrollo de una sociedad armónica y estable en la que todos los individuos puedan prosperar.