Skip to content

¿Pueden colisionar los derechos?

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Abstract:

La tesis de este documento es que cuando los derechos de propiedad están clara y plenamente especificados, es imposible que entren en conflicto. Si parece que lo hacen, entonces uno de esos «derechos», o tal vez ambos, es impropio. Por ejemplo, cuando se invocan los llamados «derechos positivos». Sin embargo, hay una excepción a esta regla general: cuando se produce un comportamiento delictivo.

Palabras clave: Derechos; propiedad privada; contrato; libertad

Categoría JEL: P48

(English version here).

Normalmente, los derechos no pueden entrar en conflicto. Si parecen hacerlo, es porque al menos uno de ellos, quizá ambos, están mal especificados, no son válidos o son improcedentes. Normalmente, esas aparentes incompatibilidades entre derechos pueden conciliarse mediante la adhesión a los derechos de propiedad privada. O, dicho de otro modo, la falta de derechos de propiedad privada plenamente especificados es la causa de un número aparentemente interminable de supuestos choques de derechos.

Alarde de nazis en Skokie

Veamos algunos ejemplos. ¿Debería permitirse a los nazis desfilar en Skokie, Illinois? Es el hogar de miles de judíos, muchos de los cuales aún lucen números tatuados en el dorso de sus muñecas, cortesía del tiempo que pasaron en campos de concentración. Pero todas las personas, incluidos los nazis, tienen derecho a entrar en la vía pública; dado que es impropio que el gobierno discrimine a las personas en función de sus puntos de vista (estos nazis no son culpables de ningún delito, supongamos, arguendo), y que a otros se les permite desfilar de vez en cuando, es difícil ver por qué a ellos, de entre todos los demás que quieren desfilar, se les debería prohibir hacerlo.

La causa del problema, por supuesto, es que hay calles públicas. Si todas fueran privadas, se acabaría el problema: el propietario decidiría, y entonces sus beneficios y pérdidas dependerían de a quién complaciera o insultara. En las salas de reuniones privadas de los hoteles no se producen estos choques de derechos. Los propietarios deciden quién alquila sus locales, y ahí se acaba el asunto.

Derecho a no ser discriminado

He aquí una posible respuesta a lo anterior: Esta solución propuesta es demasiado simple y, por tanto, pasa por alto muchas cosas. Por ejemplo, consideremos la afirmación de que «en las salas de reuniones privadas de los hoteles no se producen este tipo de choques de derechos», pero por supuesto que se producen. Por ejemplo, el derecho de propiedad privada del hotelero A queda anulado por el derecho del cliente B a no ser discriminado. Si argumentas que el hotelero A comete un delito al discriminar, entonces tu alegación está planteando la cuestión de qué es delictivo, no sólo cosas fáciles como el asesinato, sino también cosas minuciosas como elegir a tu clientela. ¿O quiere derogar la Ley de Derechos Civiles de 1964? Esa es una colina difícil en la que morir.

¿El cliente B tiene derecho a no ser discriminado? Esto viola la idea libertaria de la libre asociación. Nadie debe ser obligado a asociarse con otro en contra de la voluntad de ambos. Todas las asociaciones deben ser voluntarias.

Los homosexuales discriminan a la mitad de la raza humana en cuanto a intereses amorosos, asociaciones sexuales, etc. Los heterosexuales también son igualmente culpables de discriminar a la mitad de la raza humana en términos de intereses amorosos y parejas sexuales. Los únicos que no son culpables de tal discriminación son los bisexuales. La Ley de Derechos Civiles de 1964, si se llevara a su conclusión lógica, nos obligaría a todos a convertirnos en bisexuales.

El caro gusto por la discriminación

La respuesta obvia a esta crítica devastadora de esta malvada promulgación de 1964 es que la ley propiamente dicha sólo prohíbe la discriminación en el ámbito comercial, no en el personal. Así pues, podemos discriminar a quien queramos en términos de amistades, intereses amorosos, etc. Sólo prohibimos hacerlo en el ámbito comercial. Pero eso es algo más que una curiosidad pasajera. La violación, el asesinato, el robo van contra la ley en ambos ámbitos. ¿Por qué habría de ser diferente cuando se trata de discriminación? Si es una violación de derechos, debería ser una violación de derechos holus bolus, sin excepciones gigantescas como las que se ofrecen en este caso.

Otro argumento, filosóficamente más débil, contra la postura de la libre asociación en la que nadie tiene derecho a no ser discriminado, es el utilitarista: las personas que son víctimas de la discriminación se verán perjudicadas económicamente por ello. Se trata de una afirmación empírica y manifiestamente falsa.

¿Por qué la discriminación es impotente para perjudicar realmente a los destinatarios de esta práctica? Porque cada vez que tiene éxito, crea munición para su propia desaparición. Por ejemplo, consideremos el caso en que algunos hoteleros discriminan a los pelirrojos. Esto significa que la curva de oferta de plazas hoteleras disponibles para ellos se ha desplazado hacia la izquierda. Esto implica que tendrán que pagar más de lo que habrían pagado por ese alojamiento. De ser así, los beneficios aumentarán para los establecimientos dispuestos a atenderlos. Esto significa que los que no tengan ese «gusto por la discriminación» prosperarán y podrán expulsar del negocio a los discriminadores.

Una comunidad de propietarios

O supongamos que muchos empresarios deciden que los empleados zurdos son menos productivos de lo que realmente son. Como consecuencia, la demanda de servicios se desplaza hacia la izquierda. Sus salarios bajan. Pero su productividad no ha cambiado ni un ápice. Por lo tanto, la contratación de estos trabajadores permite obtener más beneficios de los que se obtendrían en caso contrario. Por consiguiente, las empresas que muestren este «gusto por la discriminación» saldrán perdiendo en la lucha competitiva.

He aquí otro ejemplo. El fornicador del jardín delantero practica este acto sexual cerca de la acera, pero dentro de su propiedad. Los niños de la zona se horrorizan, los caballos se asustan y los propietarios vecinos se horrorizan. ¿No tienen estos últimos derecho a exigir que se prohíba este tipo de actividad? Pero, ¿qué pasa entonces con los derechos de estos juerguistas al aire libre? La respuesta, una vez más, son los derechos de propiedad privada respaldados mediante contrato.

Creemos una comunidad de propietarios, una urbanización cerrada, un condominio o una cooperativa de varios cientos de viviendas. Sus representantes elegidos democráticamente pueden promulgar normas relativas no sólo a este tipo de actividades, sino a todas las que deseen: colores de la pintura exterior, tipos de vallas permitidas, prohibidas, incluso el tipo de cortinas o persianas venecianas que deben emplearse. Así, la gente se ordenará según sus gustos y no habrá más enfrentamientos. En el ámbito libertino, este tipo de comportamiento podría incluso exigirse… semanalmente.

Uniformes escolares

Del mismo modo, en la educación, ¿deberían permitirse o exigirse los uniformes escolares? ¿Qué pasa con el juramento a la bandera y el canto de la Star Spangled Banner? ¿Cómo abordar si la teoría crítica de la raza debe o no figurar en el plan de estudios? Todos estos conflictos pueden desterrarse con la privatización de estos institutos de aprendizaje. Entonces, de nuevo, los clientes patrocinarán a los empresarios cuya oferta se acerque más a la suya, y los beneficios los obtendrán las empresas que mejor reflejen y promuevan la satisfacción del consumidor.

Si A tiene un derecho, B tiene una obligación. En el caso de los derechos negativos, todo va bien. A tiene derecho a no ser asesinado, violado, secuestrado, robado, etc. Por tanto, B tiene la obligación de abstenerse de cometer estos delitos. En cambio, los llamados derechos positivos son una cornucopia de incompatibilidades. Si C tiene derecho a comida, ropa, cobijo, compañía, etc., entonces D tiene la obligación de proporcionar estas cosas a C. Pero, ¿qué pasa con los derechos de C a que le dejen en paz, a que no le roben, a que no le obliguen a relacionarse con gente que detesta? Choque de derechos, allá vamos. La solución, por supuesto, es prohibir todos los llamados derechos positivos. O, como mínimo, reconocer que esta fuente de derechos en conflicto son los llamados derechos positivos.

Cuándo hay colisión de derechos

Hay otro ámbito en el que los derechos chocan de verdad: la criminalidad. E secuestra al hijo de F y le pide un rescate. Si F paga a E, E tendrá más dinero para cometer sus fechorías en el futuro. Por otro lado, si F se niega a entregar el gelt, su hijo morirá. ¿Debería el gobierno prohibir el pago de rescates? Supuestamente, esto reduciría el número de secuestros en el futuro. Pero, ¿qué pasa con el derecho de F a recuperar a su hijo?

Lo mismo ocurre cuando G, el atracador, atraca a H y le exige dinero en el cajero automático local. Si H accede, da poder al delincuente G. Si H se niega, se abroga su derecho a no ser asesinado.

Sería injusto calificar de delincuentes a quienes pagan a secuestradores o atracadores. Actúan bajo coacción. Sería supererogatorio, por encima de las exigencias del deber de resistencia. Pero la ley no debe exigirnos que seamos héroes.

Así pues, realmente hay colisión de derechos, pero sólo cuando ocurre algo adverso: por ejemplo, derechos positivos y comportamiento delictivo.

Referencias

Becker, Gary. 1957. The Economics of Discrimination, Chicago: The University of Chicago Press

Epstein, Richard A. 1992. Forbidden Grounds: The Case Against Employment Discrimination Laws, Cambridge: Harvard University Press

Herrnstein, Richard J., y Murray, Charles. 1994. The Bell Curve: Intelligence and Class Structure in American Life, Nueva York: The Free Press

Levin, Michael. 1982. «Is Racial Discrimination Special?», Policy Review, Vol. 22, otoño, pp. 85-95

Levin, Michael. 1984. «Comparable Worth: The Feminist Road to Socialism«, Commentary, septiembre.

Levin, Michael. 1987a. Feminism and Freedom, Nueva York: Transaction Books.

Levin, Michael. 1997. Why Race Matters, Westport, CT: Praeger.

Mattei, Eric. 2004. «Employment at Will«. 28 de abril.

McMaken, Ryan. 2021. «The Equality Act’s Attack on Religion Is Really about Private Property Rights«.

Raimondo, Justin. 1996. «Civil Rights for Gays?» The Free Market 14, no. 1 (enero)

Rockwell, Jr., Llewellyn H. 2003. “Freedom and Discrimination” The Free Market. Vol. 21, No. 4.

Rockwell, Jr., Llewellyn H. 2014. “What Exactly Is ‘Racism’?” July 2.

Rothbard, Murray N. 1978. For a New Liberty, New York: Macmillan

Sowell, Thomas. 1975. Race and Economics. New York: Longman

Sowell, Thomas. 1981. Ethnic America. New York: Basic Books.

Sowell, Thomas. 1982. «Weber and Bakke and the presuppositions of ‘Affirmative Action,’” Discrimination, Affirmative Action and Equal Opportunity, Walter E. Block and Michael Walker, eds., Vancouver: The Fraser Institute.

Sowell, Thomas. 1983. The Economics and Politics of Race: An International Perspective. New York, Morrow.

Sowell, Thomas. 1984. Civil Rights: Rhetoric or Reality. New York: William Morrow.

Sowell, Thomas. 1994. Race and Culture: A World View. New York: Basic Book

Sowell, Thomas. 2015. “On ‘rich bastards.’” January 17.

Ver también

¿Prohibición del tabaco en los bares? Es una cuestión de derechos (de propiedad). (Juan Morillo).

Normas, propiedad y contratos. (Francisco Capella).

Un primer análisis económico del derecho desde un punto de vista austríaco. (Santiago Dussan).

Derechos y prohibiciones. (Alberto Illán Oviedo).

5 Comentarios

  1. Que pena da ver a un excelente economista expresar majaderias como en el ejemplo que pone de los nazis; no hay nada peor que un personaje de origen judio (Block, lo es; tambien fue un comunista furibundo y se paso al anarco capitalismo, según el en 10 segundos, despues de escuchar a Rothbard), que literalmente se vuelve antijudio; en esto, no se diferencia de Marx, de Trostky y de otros cretinos de origen judio.
    Es lo mismo de siempre, los hay que se licuan con lo de FREE por delante y son incapaces de comprender que existen entes, ideas, y valores universales que son «Res Extra-commercium»; la cuestion no es privatizar las calles, sino que los partidos nazis y los comunistas deberian estar prohibidos en las sociedades Occidentales y sus miembros deberian estar en la carcel; la libertad de expresión no tiene nada que ver con el supuesto derecho de genocidas y criminales a expresar sus barbaras opiniones; son desechos humanos y deben ser tratados como tales porque con ellos dentro es imposible la cooperacion social voluntaria.
    Ya está bien de hacer el payaso.

  2. La pena das vos que recurrís a insultos contra los más grandes en lugar de plantear cuál es el error en el argumento, no hay error, eso es lo más penoso, que sos incapaz de plantear cuál es el error.

  3. En una sociedad de ley privada, gente que amenaza con violencia sería expulsada. Eso sí, los Liberales también serían expulsados por violentos. Nada de estado y mucho menos democrático, que es un pase libre para todos, socialismo en muchos sentidos.

    Me gustaría ver la misma reacción de algunos, también cuando las ideologías que van de la mano de esta gente atacan a los cristianos, lo del MIT viene de sectores pro «diversidad», incluyendo géneros, portadores de la banderita multicolor y el multiculturalismo.

    El racismo está en más gente de lo que parece, pero toma distintas formas, en parte se enmascara de diversidad y en otras partes se resguarda tras privilegios, como si unos fueran más que otros.

    Anarquía, NAP y propiedad privada, eso es la solución. Quien se opone a la solución, quiere mantener el problema, será por algún beneficio.

  4. Tengan altura, presenten argumentos sin insultar y no censuren comentarios que no atacan a nadie, a diferencia de los que sí permiten insultando al profesor Block.

    • Vamos a ver artista, piensa un poco y no te comportes como un fanático; yo no he insultado al profesor Block, lo que ocurre es que tu tienes la piel
      muy fina; te voy a seguir argumentando; veamos; dice Block :

      «»la falta de derechos de propiedad privada plenamente especificados es la causa de un número aparentemente interminable de supuestos choques de derechos.»»; estoy de acuerdo, siempre que ese derecho se limite a la propiedad fisica o material, incluida la propia vida ¡HUMANA!; ahora bien, como tengo derecho a la vida (¡ojo una vida humana!), ¿ es permisible que se veje, insulte, cosifique y se diga que el genocidio de sus antepasados estuvo justificado por el simple hecho de ser personas de origen judio, el primer pueblo monoteista descendiente de los hijos de Jacob o Israel? ¿estos hechos no constituyen acaso una agresion psiquica y moral? ¿No son violentos? ¿Estan protegidos por la Primera Enmienda de los EEUU? No, no lo estan, porque no son actos pacificos, como tampoco lo son los piquetes pro-huelgas.

      «»Pero todas las personas, incluidos los nazis, tienen derecho a entrar en la vía pública; dado que es impropio que el gobierno discrimine a las personas en función de sus puntos de vista (estos nazis no son culpables de ningún delito, supongamos, arguendo), y que a otros se les permite desfilar de vez en cuando, es difícil ver por qué a ellos, de entre todos los demás que quieren desfilar, se les debería prohibir hacerlo. «»»La causa del problema, por supuesto, es que hay calles públicas. Si todas fueran privadas, se acabaría el problema: el propietario decidiría, y entonces sus beneficios y pérdidas dependerían de a quién complaciera o insultara»». Esto no son mas que Peticiones de principio; porque es verdad que todos las personas tienen derecho a entrar en la via «publica», pero no es menos cierto que no pueden hacer lo que les venga en gana , como por ejemplo ciscarse o mearse sobre los judios ¿Lo entiendes artista?; ¿y si la calle fuera privada?; pues este es otro argumento falaz, porque ¿la calle es de un solo propietario, ya se persona fisica o juridica pronazi y donde solo viven nazis en alquiler?; y si es de varios propietarios ¿como se toman las decisiones? Tendra que ser por unanimidad, porque sino habra al menos un propietario que no este de acuerdo y sus «derechos» de propiedad se veran vulnerados; eso si ; democraticamente; se acabo el «libertinaje» del propietario afectado y triunfa la voluntad de la mayoria pese a que moralmente sean unos tipejos y desechos humanos.

      «»»Creemos una comunidad de propietarios, una urbanización cerrada, un condominio o una cooperativa de varios cientos de viviendas. Sus representantes elegidos democráticamente pueden promulgar normas relativas no sólo a este tipo de actividades, sino a todas las que deseen: colores de la pintura exterior, tipos de vallas permitidas, prohibidas, incluso el tipo de cortinas o persianas venecianas que deben emplearse. Así, la gente se ordenará según sus gustos y no habrá más enfrentamientos. En el ámbito libertino, este tipo de comportamiento podría incluso exigirse… semanalmente.»» ; bueno, aqui tienes el epitome de las tonterias del Sr. Block; un mundo feliz y «barbaramente» divertido; puro arte escatologico.

      Finalmente, porque me acabo de acordar, ¿Sabias que Block es partidario de los contratos «voluntarios» de esclavitud?; tambien es partidario de la libre e irrestricta inmigracion multicultural, incluso de la que desprecia a Occidente y sus valores universales; sus extravagancias le hacen incurrir en un economicismo completamente utilitarista exactamente igual que el que practicaba el que fue su director de Tesis Doctoral; un tal Gary Becker, si el que junto con Stigler escribió una obra economicista titulada «De gustibus non est Disputandum».

      Ahora bien, al margen de lo anterior es un excelente Economista Austriaco sin lugar a dudas.


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

El valor del intercambio

Si el intercambio nos hace más prósperos, cuando el territorio político se incorpore al mercado viviremos el mayor periodo de prosperidad de la historia, al introducir la competencia entre jurisdicciones y restaurar la libertad política.

Bolivia: no fue un golpe, fue un fraude

No es una novedad que la democracia boliviana viva episodios como el del miércoles 26 de junio con la intentona burda de golpe de Estado protagonizada por el exgeneral de