Skip to content

Teoría cuantitativa del dinero

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

En este articulo expondré las bases de la visión monetarista centrándome en los siguientes cuatro puntos:

• Los agregados monetarios: Qué miden y cuál es el mejor para medir la cantidad de dinero

• La falacia del multiplicador monetario• Circulación industrial y financiera

• El efecto real del balance1. Los agregados monetarios

Los bancos centrales clasifican y agrupan los diferentes activos financieros líquidos que puedan considerarse que cumplen una función monetaria. En la Eurozona podemos agruparlos de cuatro maneras diferentes:

– BM: Base monetaria, activos o pasivos del banco central formados por billetes y monedas en circulación mas las reservas que los bancos comerciales tienen depositados en dicho banco central. Estas reservas pueden ser obligatorias, dictadas respectivamente por el coeficiente de reserva; o excedentarias, reservas extra que el banco comercial decide depositar en el banco central por encima de las requeridas legalmente.

– M1: Monedas y billetes en circulación más los depósitos a la vista en los bancos comerciales.

M2: M1 más depósitos a plazo hasta dos años y depósitos rescatables con preaviso de hasta tres meses.

– M3: M2 más repos (repurchase agreement), participaciones en fondos del mercado monetario y títulos de deuda con vencimiento de hasta dos años.

Sabiendo ya que diferentes agregados monetarios existen surge la pregunta: ¿Cuál de estas tres cantidades es más apropiada para utilizar como referencia de la cantidad de dinero que circula en la economía?

La base monetaria no es una buena referencia de la cantidad de dinero porque sólo tiene en cuenta el dinero creado por el banco central mientras que la mayor parte de todo el dinero es creado por los bancos comerciales al momento de conceder nuevos préstamos como ya expliqué en un artículo anterior

Para el caso de M1, como M2 también incluye los componentes del agregado monetario M1 y, además, M2 añade componentes a plazo mientras que los componentes de M1 son componentes a la vista, los cambios en M1 puede no representar los cambios en la cantidad de dinero,sino que su cambio puede deberse al movimiento entre los diferentes componentes. Lo mismo ocurre con M2, como los componentes del agregado monetario M2 también están incluidos en M3 y, además, M3 añade otros componentes diferentes, las variaciones de M2 tampoco representan las variaciones de la cantidad de dinero, sino que su cambio puede deberse al movimiento entre los diferentes componentes que lo componen. Así, M3 al ser el agregado monetario más amplio del cual el banco central recoge estadísticas, es el mas representativo y cercano a la realidad en la estimación de la cantidad de dinero total que circula en la economía.

2. La falacia del multiplicador monetario

El concepto de multiplicador monetario asume que la ratio entre el dinero en sentido amplio, M3, y la cantidad de reservas que los bancos comerciales depositan en el banco central es constante. Es decir, el banco central es capaz de controlar la cantidad de dinero que crean los bancos comerciales simplemente ajustando el coeficiente de reserva legal. Sin embargo, esto no es cierto. Como he comentado antes, la mayor parte del dinero es creado por los bancos comerciales, no por el banco central, y son estos bancos comerciales los que en ultima instancia deciden en que cantidad se quieren endeudar y crear dinero. Actualmente los bancos comerciales tienen enormes excesos de reservas depositados en el BCE produciendo un descenso nunca visto en el multiplicador monetario.

3. Circulación industrial y circulación financiera

Existen dos circuitos diferentes por los que el dinero puede circular: el industrial y el financiero. El circuito industrial corresponde al modelo habitual del flujo circular de la renta que se manifiesta en la conocida expresión keynesiana PIB=C+I+G+X-M y se centra exclusivamente en la producción y la renta derivada de esta. Sin embargo, este modelo keynesiano no tiene en cuenta en absoluto el sistema bancario y financiero del cual forma parte todos los intercambios de activos reales y financieros. Además, en una economía moderna, el valor de todas las transacciones (de activos reales y financieros) puede superar en varias decenas el valor del PIB. Estos dos circuitos no están aislados el uno del otro, por ello, una pequeña fluctuación del flujo financiero hacia el flujo industrial puede producir un impacto mas que proporcional en la circulación industrial con los efectos que eso pudiese tener en la renta familiar.

Un simple ejemplo: Un inversor quiere vender una acción que posee. Alguien le compra dicha acción. El inversor, en vez de decidir invertir en otro activo diferente, decide irse de vacaciones y gastarse ese dinero que ha conseguido. Este es un ejemplo sencillo de cómo una cantidad de dinero que al principio estaba fluyendo en el circuito financiero se ha filtrado a la circulación industrial. Por ello, las variaciones de dinero pueden distorsionar los precios primero de los activos reales y financieros y posteriormente, en consecuencia, filtrarse a los precios de los productos, servicios y salarios generando inflación.

4. El efecto real del balance

Supongamos que inyectamos una cantidad extra de dinero en una economía y que en el transcurso de este experimento mental no se produce un aumento de la producción real. El agente que reciba el nuevo dinero verá que tiene más dinero en proporción a su renta y riqueza. Por ello, tenderá a gastar ese exceso de dinero en bienes y servicios. El nuevo receptor de ese dinero le ocurrirá lo mismo por lo que hará exactamente lo mismo que el primero. Así, poco a poco el nuevo dinero en circulación producirá un paulatino aumento de los precios hasta que el aumento del dinero real sea anulado por la subida del precio de los productos y servicios. Lo que este experimento mental ejemplifica es que cada individuo mantiene en equilibrio la proporción entre la cantidad de dinero real del que dispone y de la renta y riqueza real. Esta idea se puede extender junto a los conceptos anteriores de circulación industrial y financiera para seguir el rastro de cómo un aumento en la cantidad de dinero acaba produciendo un aumento de los precios de los activos reales y financieros en un lapso de entre 6 y 9 meses después de la expansión monetaria y posteriormente acaba ocasionando un aumento de los precios de los productos y servicios (inflación) en un lapso de entre 12 y 18 meses. 

A pesar de que he sido más extenso de lo que me había imaginado en un principio (pero demasiado breve como para explicarlo en profundidad), creo que estos cuatro puntos que acabo de exponer son un buen reflejo de la visión monetarista actual que se defiende desde, por ejemplo, el Institute of International Monetary Research de la Universidad de Buckingham. Quiero agradecer al profesor Juan Castañeda por los conocimientos sobre monetarismo que he aprendido que aunque no los comparta en su totalidad, me parecen interesantes.

3 Comentarios

  1. Muy buen resumen, Jon.
    Una precisión: quizás en la línea 10 empezando por el final donde dice «hasta que el aumento del dinero real…» sería más adecuado decir/escribir «hasta que el aumento del dinero nominal…».

  2. ¿ En M1 se toma en cuenta las reservas de lo bancos comerciales en el banco central?

    • Si poraue es la base monetaria y depósitos a la vista y 2 años…


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más artículos

El lenguaje económico (XX): Sobre el poder

Habitualmente resulta falaz el uso del término «poder» en economía. Dice Mises (2011: 767): Genera confusión emplear el mismo término «poder» para expresar la capacidad de una empresa para abastecer