Skip to content

El negocio del software libre (VI): La generalización de las hackatones

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Cuando hablé de los hackers frente a los académicos, comenté que desarrollaría más dos actividades del mundo hacker que han desbordado el campo de la tecnología:

El primero son los hackatones. Muchos grandes proyectos de Software Libre como Bootstrap o React, nacen de reuniones de hackers. Como los hackathones han demostrado su funcionalidad, en otros ámbitos se ha copiado este modelo de solucionar necesidades.

Origen de las hackatones

El término «hackathon», o el término españolizado «hackatón», tiene sus raíces en la comunidad hacker y se refería a un evento colaborativo en el cual programadores, analistas, administradores de sistemas y otras personas aficionadas a le tecnología para trabajar intensivamente en proyectos de software. Estos eventos tienen una duración limitada, que puede variar desde unas pocas horas hasta varios días. La palabra «hackatón» combina «hack» (en el sentido de programar de manera ingeniosa) y «maratón», lo que sugiere la idea de un esfuerzo prolongado e intenso en el desarrollo de software.

El origen del hackatón se atribuye a OpenBSD, un sistema operativo de tipo Unix, cuyos desarrolladores comenzaron a organizar eventos de codificación intensiva en 1999. Estos eventos tenían como objetivo mejorar y auditar el código fuente del sistema operativo. A lo largo del tiempo, el concepto se expandió y se adoptó en diferentes comunidades y sectores.

Un entorno de colaboración

Los hackatones proporcionan un entorno propicio para la colaboración, la resolución de problemas y la innovación. Durante el evento, los participantes forman equipos, eligen proyectos y trabajan juntos para desarrollar soluciones. Al final del hackatón, los proyectos se presentan y, en algunos casos, se premian.

He dicho que «se refería» en pasado porque este término, aunque siga manteniendo el «hack» en su nombre, ha desbordado el ámbito de la tecnología. A lo largo de los años, se han adaptado a diferentes disciplinas, como diseño, negocios, salud y más. Los eventos pueden centrarse en diversos temas, desde el desarrollo de software hasta la creación de prototipos de hardware, la resolución de desafíos empresariales o la exploración de nuevas ideas.

El formato de hackatón ha demostrado ser una forma efectiva de fomentar la colaboración, estimular la creatividad y acelerar el desarrollo de proyectos. Estos eventos son populares en la industria tecnológica, pero su impacto y popularidad se han extendido a otros campos y sectores.

Motivaciones para participar

Cada persona tiene sus motivaciones subjetivas es imposible clasificarlas, sin embargo, por mi experiencia y por lo que he hablado en hackatones con otros participantes, algunas de las motivaciones comunes para participar en una hackatón serían:

Aprendizaje: Muchos participantes ven en los hackatones grandes oportunidades para aprender nuevas habilidades, explorar tecnologías emergentes y mejorar sus capacidades de programación, ya que desarrolladores novatos se juntan con otros más experimentados de los que pueden aprender.

Enseñanza: También los experimentados pueden obtener una gran recompensa al enseñar a otros programadores principiantes, con los que pueden empatizar muy fácilmente, ya que años atrás estuvieron en la misma situación. Si a estas motivaciones personales, le añadimos la naturaleza intensiva del evento, el resultado es un aprendizaje rápido y práctico en proyectos reales, que es donde la formación más reglada no suele llegar.

Experiencia práctica: Los hackatones ofrecen un marco de trabajo para aplicar conocimientos teóricos en situaciones prácticas del mundo real. La experiencia adquirida en un hackatón puede ser muy valiosa para el desarrollo profesional por complementar los conocimientos teóricos adquiridos en centros formativos.

Innovación y creatividad: La posibilidad de trabajar en proyectos innovadores atrae a personas que buscan desarrollar soluciones creativas y resolver problemas interesantes. Los hackatones fomentan la libertad para experimentar y pensar fuera de lo convencional, por lo que, en general, los hackatones que mejor funcionan son los que los retos son abstractos y complejos.

Ayuda, contactos, diversión

Ayudar a los demás: Si, además de la abstracción y la complejidad, se le añade que ofrezca una solución para mucha gente, es otro factor que también atrae a muchos participantes, ya que sentirse útil a la sociedad es una gran motivación para participar en un evento.

Redes de contactos: La interacción con otros profesionales del campo y la posibilidad de formar parte de un equipo colaborativo son aspectos valiosos de los hackatones, ya que estos eventos ofrecen oportunidades para establecer contactos, conocer a personas con ideas afines y ampliar la red profesional.

Solución de problemas: Algunos participantes se unen a hackatones con la intención específica de abordar un problema o desafío particular. La competencia y la urgencia temporal suelen ser buena motivación para encontrar soluciones efectivas y rápidas.

Búsqueda de soluciones o colaboradores: Otras veces, los participantes no van a resolver retos ajenos, sino a proponer sus propios retos o soluciones a problemas en los que están atascados. O a explicar a otros participantes en los proyectos en los que están trabajando para buscar colaboradores.

Diversión: La combinación de trabajo intenso, el ambiente colaborativo y la emoción de enfrentarse a desafíos puede convertir los hackatones en experiencias divertidas para los hackers, ya que son gente inquieta que disfruta resolviendo retos.

Competición y reconocimiento: La oportunidad de competir y recibir reconocimiento por parte de otros hackers por el trabajo bien hecho motiva a muchos participantes mucho más que los premios, ya sean en efectivo, becas u oportunidades laborales.

El premio económico

Nótese que en las motivaciones para participar en hackatones no he nombrado más que de pasada los premios económicos, que pueden estar bien como complemento pero, y repito, esto es por mi propia experiencia y por conversaciones con otros participantes de este tipo de enventos, pocos hackers participarán con la motivación de obtener el premio en metálico y aquellos que lo hagan con esta intención, difícilmente serán los ganadores.

Los hackatones son eventos multifacéticos que atraen a personas con diversas motivaciones, desde el deseo de aprender y colaborar hasta la búsqueda de soluciones innovadoras y la oportunidad de competir y ser reconocido. Estas motivaciones convergen para crear un ambiente dinámico y productivo durante el evento. Aquellos que participan con estas motivaciones entienden que para logarlo tienen que aportar a los demás. Es la esencia misma del mercado: gana más el que más sirve al prójimo.

Sin embargo, aquel que va con la motivación de ganar un premio económico, y busque únicamente su interés particular, aunque gane el premio económico, este siempre es menor, incluso en términos económicos, que todo aquello que obtiene (aprendizaje, descubrimiento de nuevas metodologías, contactos…) aquel que que colabora con la comunidad.

Si a esto, le añadimos que se celebran hackatones de forma contínua, la inversión en unos hackatones generan mayores beneficios en los siguientes, por lo que se convierten en una forma de aprendizaje continuado y un crecimiento constante en su carrera como desarrollador.

Motivaciones para patrocinar

Aunque los premios en metálico no sean lo más importante para participar en una hackatón, sí que son de agradecer otro tipo de premios o de aportaciones en la hackatón, como hosting, VPS, libros, cursos, ordenadores o periféricos… y, sobre todo, costear los gastos de desplazamiento, alojamiento y comida. Costes mínimos para los beneficios que puede obtener una empresa patrocinadora, ya que los hackatones ofrecen un terreno fértil para la innovación. Patrocinar un hackatón permite a las empresas acceder a nuevas ideas y soluciones creativas desarrolladas por participantes de una hackatón.

Pero hay que tener en cuenta, igual que hablábamos con los participantes, que en el mercado triunfan los más generosos y aquellas empresas que lo que pretenden en una hackatón es que le hagan un trabajo gratis, acaba siendo un fracaso. Por eso, una de las claves para que una hackatón sea un éxito es que el software que se desarrolle sea libre, para que se beneficie de ese trabajo la comunidad y no sólo los patrocinadores. Y, además, que tenga una serie de pequeños regalos que motiven a la participación.

Muchos proyectos que han surgido de hackatones han llevado a productos exitosos que mejoran la oferta de las empresas patrocinadoras.  Y no sólo en sus productos, sino en su reconocimiento de marca. ¿Cuánto le hubiera costado a Twitter una campaña que le hubiera dado el prestigio que le ha proporcionado Bootstrap? ¿Y a Facebook el reconocimiento que le da React? Impagable ni para empresas de este volumen.

Competencia; es decir, colaboración

¿Y por qué han conseguido tal volumen de usuarios tanto Bootstrap como React? Porque son libres.  ¿Y por qué han conseguido tal volumen de usuarios y, por lo tanto, tanto valor, Twitter y Facebook? Tal como expliqué en mi artículo «Sólo crecen las redes sociales que liberan código», porque desarrollan Software Libre. Y eso les da una gran ventaja competitiva, ya que las redes sociales se basan en comunidades de personas que compiten y colaboran. Y no hay mayor ecosistema de colaboración y competencia en el ámbito tecnológico que la comunidad del Software Libre.

Aquellos desarrolladores que entienden la comunidad como un marco de cooperación social basado en la colaboración y la competencia, tienen mayores posibilidades de desarrollar productos que triunfen en otro gran marco de cooperación social basado en la colaboración y la competencia, que es el mercado. Además, ser un patrocinador de un hackatón brinda una visibilidad de marca ante un público muy bien segmentado que suele tener un poder adquisitivo más bien alto y en un segmento, como es el tecnológico, en el que las empresas invierten grandes cantidades de dinero. La presencia de la marca en materiales promocionales, sitios web del evento y comunicados de prensa contribuye a aumentar el reconocimiento de la empresa en la comunidad tecnológica.

Redes de colaboración

Los hackatones son excelentes lugares para establecer relaciones de colaboración con otras empresas y startups. Patrocinar un hackatón brinda la oportunidad de interactuar con otros patrocinadores, participantes y organizadores, lo que puede resultar en asociaciones estratégicas beneficiosas para ambas partes.

Participar como patrocinador permite a las empresas estar al tanto de las últimas tendencias y necesidades del mercado. Al observar los proyectos y soluciones presentados, las empresas pueden obtener ideas valiosas sobre cómo adaptar o mejorar sus productos y servicios según la dirección en la que se está moviendo la industria.

Y un factor muy importante, que es la atracción de talento, ya que los hackatones son puntos de encuentro para hackers apasionados por la tecnología. Patrocinar estos eventos permite a las empresas destacar sus valores, proyectos interesantes y cultura laboral, lo que puede atraer a posibles empleados. Además, participar en hackatones proporciona a los patrocinadores la oportunidad de identificar y conocer a potenciales nuevas incorporaciones a la empresa. ¿Puede haber un mejor fichaje para una empresa que un estudiante que sacrifica un fin de semana por ir a un evento a programar, máxime si ese evento es tan intensivo que come y duerme con otros participantes?

Generosidad y cooperación

Aquel veinteañero que sacrifica estar de juerga con sus amigos para encerrarse en un espacio para teclear una línea de código detrás de otra, o bien es porque disfruta más programando que yéndose de cervezas, lo cual le convierte en un fichaje ideal o bien es tan disciplinado que sacrifica algo que valora mucho, como es la fiesta por invertir ese tiempo en algo que le puede dar mayores beneficios a largo plazo. Lo cual le convierte en un fichaje todavía más ideal.

Y, como sabe que es un fichaje ideal, y que su cotización en el mercado sube en cada hackatón que participa, elegirá muy bien la empresa por la que fichar. Que, seguramente, sea una que haya mostrado previamente, un compromiso con la comunidad hacker y el Software Libre, patrocinando hackatones de forma continuada.

De nuevo vemos que la generosidad y la cooperación son la forma más sencilla de obtener los mejores resultados. O, como diría el Profesor Huerta de Soto, la mejor opción moral suele acabar siendo la más rentable económicamente.

Copyleft Fernando Vicente. Puede copiar este texto. Escrito originalmente en Markdown con vi sobre Ubuntu GNU/Linux, usando sólo software libre.

Serie ‘El negocio del software libre’

(I) Las instituciones

(II) El caso de Wikipedia

(III) Sólo crecen las redes sociales que liberan código

(IV) Hackers frente a académicos

(V) Evan You, un hacker empresario no emprendedor

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

El anhelo de un Bukele en Colombia

Cualquiera quiere ser Bukele. Todos sueñan con ese papel. Tiremos una piedra y con seguridad que veremos como alza la mano con un hilo de sangre en su frente.