Skip to content

La Suecia ‘laissez faire’ tuvo la menor mortalidad de Europa de 2020 a 2022

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Por John Miltimore. Este artículo fue publicado originalmente en FEE.

Gore Vidal dijo una vez que «os lo dije» son las cuatro palabras más bellas de la lengua inglesa. Quizá por eso es difícil resistirse a compartir nuevos datos que demuestran que la tan denostada respuesta sueca a la pandemia fue acertada después de todo.

El miedo a la libertad

Para aquellos que lo hayan olvidado, Suecia fue criticada por los medios de comunicación corporativos y los políticos estadounidenses por su estrategia Covid-19, más liberal. Muchos se mostraron francamente hostiles con los suecos por negarse a cerrar escuelas, clausurar empresas y reforzar la policía para hacer cumplir los mandatos.

He aquí una muestra de titulares:

  • Why the Swedish Model for Fighting COVID-19 Is a Disaster» (Time, octubre de 2020).
  • The Inside Story of How Sweden Botched Its Coronavirus Response» (Foreign Policy, diciembre de 2020).
  • «Sweden Stayed Open And More People Died Of Covid-19, But The Real Reason May Be Something Darker» (Forbes, 2020).
  • «Sweden Has Become the World’s Cautionary Tale» (New York Times, julio de 2020).
  • «Acabo de llegar a Suecia. I’m Horrified by the Coronavirus Response Here» (Slate, abril de 2020).

Esto es sólo una muestra de las reacciones contra Suecia en 2020. Al optar por permitir que sus 10 millones de ciudadanos siguieran viviendo vidas relativamente normales, Suecia estaba, en palabras de The Guardian, llevando no solo a los suecos, sino al mundo entero «a la catástrofe.»

Incluso el entonces presidente Trump entró en la acción de abofetear a Suecia. «Suecia está pagando muy cara su decisión de no bloquear», advirtió el presidente en Twitter.

Laissez-faire

A pesar de la retórica premonitoria, las peores predicciones para Suecia nunca se materializaron. De hecho, ni siquiera se acercaron. En marzo de 2021, era evidente que Suecia tenía una tasa de mortalidad más baja que la mayoría de las naciones europeas. Al año siguiente, Suecia ostentaba una de las tasas de mortalidad más bajas de Europa.

En marzo de 2023, Suecia tenía la tasa de mortalidad excesiva más baja de toda Europa, según algunos conjuntos de datos. Y aunque algunos no estaban dispuestos a admitir que Suecia tenía el menor exceso de mortalidad de toda Europa, incluso el New York Times, que se había burlado de la estrategia sueca contra la pandemia, admitió que el enfoque de laissez-faire del país no era el desastre que muchos habían predicho.

Más recientemente, el economista danés Bjørn Lomborg compartió un análisis estadístico basado en datos gubernamentales de todos los países europeos desde enero de 2020 hasta agosto de 2022. El estudio demostró que Suecia tuvo la tasa de mortalidad acumulada estandarizada por edad más baja de toda Europa en ese período.

«En toda Europa, Suecia fue el país con menos muertes totales durante y después de Covid», afirmó Lomborg en X (antes Twitter).

Una falacia económica para gobernarlos a todos

Algunos dirán: «¿Cómo íbamos a saberlo?». La cruda verdad es que algunos sí lo sabíamos. En marzo de 2020, advertí de que las «curas» gubernamentales para el Covid-19 probablemente serían peores que la propia enfermedad. Al mes siguiente, sostuve que la política sueca de laissez-faire era probablemente más eficaz que el enfoque de línea dura favorecido por otras naciones.

Escribí estas cosas no porque sea un profeta, sino porque he leído un poco de historia y entiendo de economía básica. La historia demuestra que las respuestas colectivas durante los pánicos no suelen acabar bien, y el economista Antony Davies y el politólogo James Harrigan explicaron por qué cerca del comienzo de la pandemia. «En tiempos de crisis, la gente quiere que alguien haga algo y no quiere oír hablar de compromisos», señalaron los autores. «Éste es el caldo de cultivo de las grandes políticas impulsadas por el mantra ‘si con ello se salva una sola vida'».

La cuestión es que las compensaciones son reales. De hecho, la economía es en gran medida un estudio de ellas. Cuando elegimos una cosa, renunciamos a otra, y evaluamos los resultados en función de lo que obtenemos frente a lo que dejamos. A esto lo llamamos coste de oportunidad. Sin embargo, durante la mayor parte de la pandemia, hubo quienes no quisieron prestar ninguna atención a los costes de oportunidad o a las consecuencias imprevistas de los bloqueos gubernamentales, y fueron legión. Esta es la gran falacia económica de la que Henry Hazlitt advirtió hace décadas.

La advertencia de Henry Hazlitt

Hazlitt, autor de La economía en una lección, afirmaba que pasar por alto las consecuencias secundarias de las políticas suponía «nueve décimas partes» de las falacias económicas del mundo.

Hay una tendencia persistente de los hombres a ver sólo los efectos inmediatos de una determinada política y a descuidar la indagación de cuáles serán los efectos a largo plazo de esa política.

Este fue el defecto fatal -bastante literal- del Estado de Covid. Sus ingenieros no se daban cuenta de que no estaban salvando vidas, sino comerciando con ellas (tomando prestada una frase de Harrigan y Davies).

Los bloqueos no eran científicos y resultaron ineficaces para frenar la propagación del Covid, pero incluso si hubieran funcionado, trajeron consigo graves daños colaterales: cayeron en picado las pruebas de detección del cáncer, se disparó el consumo de drogas, se perdió el aprendizaje y estalló la pobreza mundial. La depresión y el desempleo se dispararon, las empresas quebraron y llegó la alta inflación. A los bebés se les negó la cirugía cardíaca debido a las restricciones de viaje, aumentaron los suicidios juveniles… la lista es interminable.

La oscura verdad es que los encierros no se basaban en la ciencia y tuvieron un efecto secundario bastante desafortunado: mataron a gente.

Un gigantesco experimento

Las consecuencias secundarias de los encierros y otras intervenciones no farmacológicas (NPI) causaron daños irreparables a los seres humanos que se experimentarán durante décadas. En palabras de la New York Review, los encierros fueron «un gigantesco experimento» que fracasó. El principal experto sueco en enfermedades infecciosas, Anders Tegnell, fue una de las pocas personas que comprendió que los encierros probablemente no funcionarían. Y aunque Tegnell no es economista profesional, parecía entender la lección de las consecuencias secundarias mejor que muchos economistas.

«Los efectos de las diferentes estrategias, cierres y otras medidas, son mucho más complejos de lo que entendemos hoy», dijo a Reuters en 2020, cuando su estrategia estaba en el punto de mira. Al comprender este principio económico básico y tener el valor de mantenerse firme en sus convicciones, Tegnell pudo evitar los efectos perniciosos de los bloqueos, una política que sedujo a tantos planificadores centrales. Hoy, muchas más personas viven en Suecia gracias a él. Y Anders Tegnell no debería tener reparos en decir: «Os lo dije».

Ver también

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

Sobre la libertad económica en Europa

Según el último Índice de Libertad Económica publicado por la Heritage Foundation, algunos países europeos se encuentran entre los primeros lugares a nivel mundial.