Skip to content

Entendiendo mal a Milei

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Por G. Patrick Lynch. Este artículo ha sido publicado originalmente en Law & Liberty.

Han tenido que pasar casi 80 años. Ese es el tiempo que la economía y la sociedad argentinas han estado en caída libre. En cierto modo, es un testimonio de nuestros mayores temores sobre la democracia y el autogobierno que ningún líder político tuviera los incentivos políticos y el simple valor de romper el statu quo. Ochenta años de implacable inflación y déficit en espiral, seguidos de impagos, devaluaciones monetarias y reinicios antes del 19 de noviembre.

Pero finalmente, el pueblo argentino ha rechazado un statu quo fracasado. Javier Milei ganó públicamente por un margen casi aplastante para los estándares argentinos, y si se tiene en cuenta que la probabilidad de que los peronistas hicieran trampas es de aproximadamente el 100%, es probable que el margen fuera mucho mayor. Si la alternativa que han elegido los argentinos «arreglará la situación» o no, no viene al caso por ahora. Han ejercido la única opción que tenían: rechazar a los gobernantes de turno a cambio de la promesa de algo diferente. Eso es todo lo que promete la democracia.

¿Es Javier Milei ‘extrema derecha’?

Javier MIlei, a quien hoy llaman «extrema derecha», «radical» y (los muy perezosos) «libertario de extrema derecha», es ahora el presidente electo de uno de los mayores Estados fallidos de nuestras vidas. Es difícil explicar del todo lo mal gobernada que ha estado Argentina por su larga serie de gobiernos peronistas distinguidos por su derroche de gastos, su asombrosa corrupción, sus tendencias autocráticas y su nacionalismo económico. Las estadísticas económicas son alucinantes. Impagos, tasas de inflación anuales regulares superiores al 100%, un enorme estado del bienestar resultante, sindicatos del sector público parasitarios y políticos «centristas» en gran medida cómplices: todo esto es ahora el deprimente paisaje de la economía política argentina.

Sin embargo, si uno no viviera esta realidad, sino que se limitara a sacar conclusiones sobre la elección y Milei de la prensa internacional (sobre todo estadounidense), podría pensar que Argentina ha caído en un estado de delirio colectivo, eligiendo una versión latinoamericana de Trump demente y cubierta de patillas sin más razón que algunas vagas referencias a la inflación y el pago de la deuda. Como dice el refrán, la prensa internacional ha enterrado la cabecera.

Problemas de Reuters con el mundo de las ideas

Javier Milei intenta hacer frente a la desastrosa situación argentina, pero medios como Reuters lo calificaron de «terapia de choque» en una no tan sutil referencia al libro de Naomi Klein Doctrina del Shock. Klein argumenta que la naturaleza o la guerra pueden crear desastres y dar oportunidades al «capitalismo» (antropomorfizado a través de Milton Friedman) para dedicarse a la explotación mediante el establecimiento de políticas extremistas como los derechos de propiedad privada y los mercados.

En este caso, sin embargo, es el legado de las políticas exactas que Klein y los de su calaña apoyan lo que ha creado el desastre sin paliativos. La impresión de dinero, un Estado del bienestar inflado, el énfasis en la «independencia» económica y otras prominentes recetas económicas de la izquierda han provocado este desastre, pero la ironía se les escapa a la gente de Reuters.

Las principales propuestas políticas de Milei se enmarcan en este contexto. Su firme compromiso de abolir la banca central argentina y recortar el gasto social está sacado directamente de Ludwig von Mises y Milton Friedman, y es completamente apropiado dadas las circunstancias. La única forma de que un «anarco-capitalista» pudiera ser elegido era en una situación de fracaso de la gobernanza y de estatismo del bienestar tan grave que pudiera abrir ligeramente la puerta e introducir ideas desconocidas por la intelectualidad dominante, por no hablar del argentino medio de la calle.

Otro éxito como el de Chile no, por favor

El lenguaje utilizado por los medios de comunicación internacionales, el gigantesco amasijo de intereses del Banco Mundial y la comunidad de ayuda internacional, y los economistas de la corriente dominante que se oponen a él está diseñado para deslegitimar a Javier Milei. No quieren otra historia de éxito como la de Chile en la región.

Dos naciones que adoptan políticas «neoliberales» que funcionan significan que sus puestos de trabajo y sus narrativas están en peligro. Están aterrorizados, y así debe ser. El crecimiento del uso del término «extrema derecha» es un ejemplo más de cómo la honestidad intelectual, la coherencia filosófica y el respeto por el discurso liberal están completamente ausentes de nuestros debates públicos.

Bukele y Meloni

El problema es que sus términos son como los insultos que se lanzan en un patio de colegio. No son coherentes ni consistentes. Pensemos en los tres políticos más destacados que han recibido el tratamiento de «extrema derecha» por parte de la prensa dominante: el salvadoreño Nayib Bukele, la italiana Giorgia Meloni y, ahora, Javier Milei. ¿Qué tienen en común? Sustancialmente la respuesta es muy poco.

Bukele ha emprendido una ofensiva contra las bandas y la delincuencia que implica violaciones generalizadas de las garantías procesales y los derechos civiles, pero que ha provocado una caída en picado de los índices de criminalidad. Meloni es conocida como una cruzada antiinmigración, pero también apoya la guerra de Ucrania y, al igual que Bukele, tiene unos índices de aprobación por las nubes. Milei quiere abolir la banca central y, aunque está a favor de la vida, también es un soltero que alardea de su vida sexual y defiende la apertura de los mercados y el comercio con Estados Unidos.

Sin embargo, para un periodista de los medios antiguos, todos ellos forman parte de lo que se ha dado en llamar la «extrema derecha». No satisfechos con que describir a los políticos como «conservadores» o «de derechas» sea suficiente para asustar a sus lectores, las cadenas de noticias, los periódicos nacionales y los servicios de noticias han decidido añadir un calificativo al término. El crecimiento en el uso del término es un ejemplo más de cómo la honestidad intelectual, la coherencia filosófica y el respeto por el discurso liberal están completamente ausentes de nuestros debates públicos.

Izquierda, derecha, y extremos

Al tener raíces europeas, los términos que utilizamos para describir la izquierda y la derecha evolucionaron a partir de las divisiones durante una época de cambio democrático y consolidación nacional. Pero como los contextos eran diferentes en Europa y en otros lugares, los términos nunca se aplicaron de forma nítida. En el siglo XIX, el auge del socialismo, y más tarde del comunismo, junto con los debates sobre el lugar del liberalismo y la naturaleza del conservadurismo, provocaron considerables cambios en el significado de los términos.

Liberales como John Stuart Mill solían asociarse con algún tipo de límites a los mercados, pero se oponían a las arraigadas opiniones de los conservadores sobre la estabilidad del orden económico y social. Sin embargo, el comunismo soviético y el fascismo europeo en el siglo XX proporcionaron el tipo de contrastes superficiales que los términos parecían implicar, aunque ninguno de ellos proporcionó una gran alternativa en lo que respecta a la libertad. Ambas formas de gobierno apoyaban la planificación económica y limitaban la libertad individual.

Una vez derrotado el fascismo, las alternativas al socialismo se agruparon de repente en la derecha, incluido el liberalismo europeo. Cuando los liberales y los defensores del laissez-faire se reunieron en el primer Encuentro de Mont Pelerin en Suiza, el organizador, FA Hayek, buscaba una visión intelectual de consenso sobre cómo podría ser una alternativa liberal al apoyo abrumador a la planificación en todo el espectro. Como el fascismo estaba fuera, los «ganadores» de la izquierda empezaron a describir a los liberales pro-mercado como «conservadores», sobre todo en EEUU.

Soluciones gubernamentales a problemas gubernamentales

Pero cuando vemos que los medios de comunicación fuerzan a estos políticos a meterse en una camisa de fuerza bidimensional, no se trata sólo de un problema de categorías. También se trata de los límites de la formación y la educación de las élites. Como señaló acertadamente David Brooks en su reciente columna del New York Times, los medios de comunicación nacionales se parecen mucho en formación y educación.

Las instituciones educativas que produjeron estas figuras apoyan las opiniones consensuadas y la creación de políticas por expertos, que concuerdan con sus propias preferencias. En pocas palabras, esto significa soluciones gubernamentales a problemas gubernamentales. Estas soluciones implican la contratación de expertos políticos para «arreglar» las cosas. Pero, ¿qué pasa cuando el consenso está equivocado? ¿Y si la teoría no se ajusta a la realidad? ¿Qué ocurre cuando la delincuencia campa a sus anchas en El Salvador a pesar de las mejores intenciones de los responsables políticos occidentales? ¿Qué ocurre cuando el banco central de Argentina lleva la inflación a niveles inimaginables con un inmenso coste social? Surgen respuestas poco convencionales y la democracia le da energía.

Cuando los responsables políticos ven que las políticas siguen fracasando y pueden vincular esos fracasos con oportunidades políticas, es cuando las cosas se ponen interesantes. Bukele, Meloni y Milei explotaron ese contexto.

La prensa tiene un problema con Milei: no le entiende

La prensa y las élites políticas no pueden abordar quién es Milei o qué propone en cuanto al fondo porque no encaja en su visión del mundo. La hiperinflación no está causada por el cambio climático, el racismo o la oposición al desplazamiento de género. No es una construcción social ni un acontecimiento aleatorio, sobre todo cuando se produce de forma continuada durante casi 80 años y destruye una sociedad mayoritariamente de clase media alta.

Es el fracaso político y económico que resulta de la explotación política y la planificación central. La burocracia argentina y las clases parlanchinas han fallado a los ciudadanos durante décadas. Conocemos la causa, y Javier Milei también. Sus adversarios querían hacer las cosas un poco menos mal, posiblemente durante unos años hasta que volvieron a hacerlas mucho peor. El peronismo es la relación abusiva, la adicción, el concepto de que no es necesaria ninguna responsabilidad tras años de irresponsabilidad. Milei es la medicina, y no será una píldora fácil de tragar.

No será la tierra de John Galt

La posibilidad un barranco de Galt en Argentina es básicamente nula. Se enfrenta a desafíos políticos casi insolubles para lograr incluso un pequeño porcentaje de su agenda legislativa. Y, sin embargo, si logra un objetivo, podría permitir a Argentina iniciar un camino diferente. Dolarizar la economía podría obligar al Estado a la responsabilidad fiscal y poner fin a la locura monetaria que reina actualmente. Será doloroso, pero quizá no tanto como décadas más de efecto adormecedor de más estímulos que acaban degradando la moneda.

No hay soluciones fáciles, lo cual es parte de la razón por la que los medios de comunicación y sus anquilosadas influencias intelectuales no tienen soluciones que ofrecer. Sólo les queda el lenguaje vago, las tácticas de miedo y el etiquetado. Lo que se tardó 80 años en destruir se tardará décadas, quizá siglos, en recrear. Mucho antes de que ganara la primera vuelta electoral en septiembre, le preguntaron a Javier Milei cuál era su modelo para Argentina. Respondió que Irlanda. Irlanda, por supuesto, es famosa por haber recortado impuestos y regulaciones, liberando su economía y estimulando un rápido crecimiento económico. A Argentina le puede ir peor que a Irlanda, pero cualquier cosa que se aparte de su trayectoria actual será una mejora.

Ver también

La hora de la verdad de Javier Milei. (Mateo Rosales).

Victoria de Milei: lo que puede aprender España. (Benjamín Santamaría).

Maradona, el asado y la libertad. (Alfredo Reguera).

Javier Milei, un libertario camino de ser presidente de Argentina. (Santiago Dussan).

Javier Milei y la bandera de libertad. (Mateo Rosales).

¿Es Milei el milagro económico que necesita Argentina? (Fernando Vicente).

Milei, la opción liberal. (Mateo Rosales).

2 Comentarios

  1. El articulista dice :
    «»»Como señaló acertadamente David Brooks en su reciente columna del New York Times, los medios de comunicación nacionales se parecen mucho en formación y educación.»»
    Hace mención a un Períodico que es una autentica basura; el «liberal» por excelencia en EEUU del que viene toda la porqueria Woke; antijudío y ,por ende, antisionista disimulando con cretinos como un tal Friedman, actualmente muy calladito con lo de Hamas pero sirviendo a los imbéciles de Blinken y Biden; un sicario de George Soros y su Open Society un amoral y nihilista educado en la London School of Economics (¡en que ha quedado Karl Popper!; lo tiene muy merecido por ser un pesimo filosofo, un diletante; y un socialdemocrata impenitente; con razón el «2º Wigttenstein no lo soportaba; nada que ver con su paisano vienes Ludwig Von Mises que fusiló y refutó el «empirismo» anglosajón y el Neopositivismo Logico, una peste que aun persiste en el campo de la economia; incluso Hayek nunca se libro del mismo).
    La digresión anterior viene a cuento porque en el fondo la batalla de las ideas siempre ha sido desde Grecia , el Judaismo y el mundo Cristiano, la cuestión del Poder versus el derecho de propiedad y a la vida del individuo, valga la redundancia; en suma, el Liberalismo Clásico en sentido Europeo frente a todo lo demás; y el quid de todo esto está en que la mayoria de las elites gobernantes no son Liberales estricto sensu; y no lo son porque no conocen las herramientas epistemicas necesarias para comprender la sociedad ; no saben de Praxeologia, que es previa a la Filosofia y a la ciencia, y especialmente su rama mas desarrollada la Economia o Catalactica; y de este desconocimiento vienen todos los problemas , especialmente en el area mas importante que la de la Teoria monetaria; tambien le pasa a Milei, porque él es un economista matematico mainstream y en consecuencia un neopositivista logico; por eso hay tanta confusión y opiniones falaces.

  2. “La prensa no entiende a Milei” .. exacto .. eso resume todo , 1000% de acuerdo


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos

El Fouché hispano

Fernando Grande-Marlaska se ha convertido en el ministro del interior que más tiempo ha estado en el cargo, un total de 2.085 días hasta hoy. Ha adelantado a José Barrionuevo, ministro de la época de los Gal, que acabó condenado a pena de prisión, con un récord de 2.048 días.